QUÉ SON LOS DIVIDENDOS Y CÓMO TRIBUTAN

¿QUÉ SON LOS DIVIDENDOS?

El dividendo constituye la cuantía de los beneficios generados por la empresa que se destina a sus socios como remuneración en proporción a la participación que estos ostentan en la entidad. Es decir, por cada participación o acción que posea un socio, tendrá derecho al pago de un dividendo, siempre y cuando la sociedad haya cubierto las reservas legales y estatutarias y haya compensado las pérdidas de ejercicios anteriores en su caso.

Existen dos tipos de dividendos: los ordinarios y los extraordinarios. Los ordinarios hacen referencia al reparto de dividendos correspondientes al beneficio del ejercicio corriente, mientras que los extraordinarios no tienen por qué presentar relación con el resultado del ejercicio, sino que se producen debido a algún acontecimiento extraordinario y, además, se pueden abonar con cargo a reservas voluntarias (beneficios generados en ejercicios anteriores).

¿CUÁNDO Y CÓMO SE DISTRIBUYEN LOS DIVIDENDOS?

La Ley de Sociedades de Capital establece que la distribución de dividendos debe ser propuesta y acordada en Junta General de socios. Igualmente deberá determinarse la forma de pago y el momento en que se realizará. Habitualmente, el acuerdo de distribución de dividendos se suele adoptar en la Junta General Ordinaria que celebran todas las sociedades en el plazo máximo de seis meses desde el cierre del ejercicio para la aprobación de las Cuentas Anuales del ejercicio.

Le puede interesar

[av_button label=’CUENTAS CON SOCIOS Y ADMINISTRADORES’ link=’post,8692′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-5hw1cd’]

[av_button label=’CÓMO COBRA UN SOCIO ADMINISTRADOR: ¿NÓMINA O FACTURA?’ link=’post,1961′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-3snlrx’]

[av_button label=’COTIZACIÓN DE SOCIOS Y ADMINISTRADORES A LA SEGURIDAD SOCIAL’ link=’post,8240′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-2w8rlp’]

¿CÓMO TRIBUTAN LOS DIVIDENDOS?

Si el socio es persona física residente en España, la sociedad que distribuye los dividendos está obligada a practicar una retención a cuenta del IRPF del socio del tipo fijo del 19%. Si se trata de una persona física no residente en España, la sociedad deberá retenerle al tipo que establezca el convenio para evitar la doble imposición con su país. En defecto de convenio, el tipo de retención aplicable es del 19%.

En la declaración anual del IRPF, la tributación de los dividendos, considerados como de rendimientos del capital mobiliario según el artículo 25.1.a) de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del IRPF, oscila entre el 19% para los primeros 6.000 euros, el 21% para el tramo comprendido entre 6.001 euros y 50.000 euros y del 23% para el importe de la base que exceda los 50.000 euros.

Si el socio es persona jurídica residente en España, los dividendos quedan igualmente sometidos, con carácter general, a una retención del tipo fijo del 19% y para el socio que los percibe constituyen una renta positiva más a integrar en la base imponible del Impuesto sobre Sociedades tributando, con carácter general, al tipo del 25%.

No obstante, la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades contempla en el su artículo 21 una exención para evitar la doble imposición sobre dividendos y rentas derivadas de la transmisión de valores representativos de los fondos propios de entidades residentes y no residentes en territorio español que podrán aplicar aquellas entidades que cumplan los siguientes requisitos:

  1. Que el porcentaje de participación, directa o indirecta, en el capital o en los fondos propios de la entidad que distribuye los dividendos sea, al menos, del 5% o bien que el valor de adquisición de la participación sea superior a 20 millones de euros.
  2. Adicionalmente, en el caso de participaciones en el capital o en los fondos propios de entidades no residentes en territorio español, que la entidad participada haya estado sujeta y no exenta por un impuesto extranjero de naturaleza idéntica o análoga a este Impuesto a un tipo nominal de, al menos, el 10% en el ejercicio en que se hayan obtenido los beneficios que se reparten o en los que se participa, con independencia de la aplicación de algún tipo de exención, bonificación, reducción o deducción sobre aquellos.

De cumplirse los requisitos anteriores, la sociedad que distribuye los dividendos no practicará retención sobre tales rentas. 

Esperamos que el post haya resuelto sus dudas relacionadas con la distribución y fiscalidad aplicable a los dividendos. No obstante, si necesita algún tipo de aclaración o quiere plantearnos su caso concreto no dude en contactar con nosotros. En ASELEC estaremos encantados de poder ayudarle a la resolución de sus consultas.

____________________

Silvana Ricci

Economista

Dpto. Fiscal-Contable

ASELEC, asesoría y abogados. 

CUENTAS CON SOCIOS Y ADMINISTRADORES

Es muy común en  las empresas que, ante situaciones transitorias de financiación, los socios y administradores aporten efectivo a las mismas. Dichas aportaciones se contabilizan en la cuenta 551. Esta cuenta debe funcionar con entradas y salidas en corto espacio de tiempo. El problema es que a veces la sociedad no puede devolver a los socios o administradores que aportaron el dinero, por problemas de financiación. ¿Qué hacemos entonces?

En este caso se debe regularizar la “cuenta con socios y administradores”, ya que, en caso de inspección por parte de la Agencia Tributaria, puede interpretar que se trata de un préstamo no declarado del socio a la sociedad y por tanto se imputarán en la renta del socio los ingresos por intereses y a la sociedad también se le exigirán las retenciones no practicadas por este préstamo encubierto, con su correspondiente sanción e intereses.

LA REGULARIZAR LA CUENTA CON SOCIOS O ADMINISTRADORES

Le puede interesar

[av_button label=’CÓMO COBRA UN SOCIO ADMINISTRADOR: ¿NÓMINA O FACTURA?’ link=’post,1961′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-730kj8′]

[av_button label=’TRATAMIENTO CONTABLE DE LAS SUBVENCIONES’ link=’post,6620′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue823′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-6f05pg’]

[av_button label=’COTIZACIÓN DE SOCIOS Y ADMINISTRADORES A LA SEGURIDAD SOCIAL’ link=’post,8240′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue823′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-4ctrg4′]

[av_button label=’¿CUÁLES SON LAS OBLIGACIONES REGISTRALES DE LAS SOCIEDADES MERCANTILES?’ link=’post,1044′ link_target=» size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-2ef1g4′]

Para regularizar la cuenta con socios y administradores existen tres posibilidades:

1- Realizar un contrato de operación de préstamo, del socio a la sociedad, en el cual se estipulen los plazos e intereses periódicos. Dicho contrato de préstamo debe presentarse en la oficina liquidadora del Impuesto de trasmisiones patrimoniales como no sujeto/exento. Así quedara constancia sin necesidad de notario. Evidentemente deben cumplirse los plazos pactados.

2- Previo acuerdo de la Junta General de socios, realizar una ampliación de capital con los fondos aportados. En este caso hay que mantener la proporcionalidad del capital, esto es, que todos los socios deben aportar la parte proporcional que corresponde a su participación en el capital. Esto conlleva hacer escritura pública de aumento de capital y registrarla en el Registro Mercantil.

3- Previo acuerdo de la Junta General de socios, convertir estas aportaciones en subvenciones otorgadas por los socios a la sociedad. Para ello, se utilizará la cuenta 118 aportaciones de socios o propietarios, pero también en este caso, hay que mantener la proporcionalidad del capital, de tal modo que todos los socios deben realizar la aportación en función de la parte que poseen en la sociedad, pues de lo contrario el exceso que realice un socio sobre otro se considerarán ingresos para la sociedad, tanto desde una perspectiva contable como fiscal. Este acuerdo deberá de inscribirse en el libro de Actas de la sociedad, ahorrando gastos en notarios y registros.

También se da el caso contrario, en el que el socio o administrador carga por error algún recibo personal en la cuenta de la sociedad, en este caso, debe reintegrar dicha cantidad a la sociedad lo antes posible. 

En el caso que el socio o administrador hubiera retirado fondos de la sociedad sin poder devolverlos en un corto espacio de tiempo, habrá que regularizar dicha situación, ya que en caso de inspección la Agencia Tributaria interpretará dividendos encubiertos, con sus correspondientes sanciones.

Para regularizar esta situación se debe hacer contrato de préstamo de la sociedad al socio y liquidar intereses. Al igual que hemos dicho en el punto 1, también es conveniente presentarlo en la oficina liquidadora de Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, como no sujeto/exento quedando constancia sin necesidad de notario. Evidentemente, deberán realizarse reintegros periódicos según los plazos pactados y liquidación de intereses.

Si tiene alguna duda sobre cómo proceder, no dude en ponerse en contacto con nosotros, en ASELEC Asesoria y Abogados, estaremos encantados de poder ayudarle.

Santi Gonzalez.

Dpto. Fiscal- Contable

ASELEC, asesoría y abogados

Foto: Free pick

 

CÓMO EXTINGUIR LA TITULARIDAD A MEDIAS DE UN INMUEBLE

Es muy habitual el hecho de compartir la propiedad de inmuebles en situación de proindiviso, ya sea con familiares, socios, amigos o parejas, a consecuencia de una relación sentimental, de una herencia o de un negocio.

Existe proindiviso cuando la propiedad de una cosa o de un derecho pertenece a varias personas. También se denomina proindiviso a la comunidad de bienes, condominio o copropiedad.

¿Qué pasa cuándo queremos ponerle fin a ese proindiviso? ¿Cómo se disuelve y qué efectos tiene dicha separación?

LA DIVISIÓN DE LA COSA COMÚN O EXTINCIÓN DE CONDOMINIO

Una de las formas de poner fin a las titularidades de inmuebles a medias, se conoce en derecho como la división de la cosa común o extinción de condominio y viene regulado en el artículo 1.062 del Código Civil. 

De esta manera, se adjudica a uno de los propietarios la totalidad del bien, compensando al otro por su valor. Este acto, no es una transmisión patrimonial en sí, sino una especificación o concreción de los derechos del bien. 

Sin embargo, aunque materialmente sí se realice una transmisión, ésta carece de efectos jurídicos y fiscales, ya que, paradójicamente la única forma de dividir un bien indivisible como es una vivienda o un local, es precisamente no dividirlo y concretarlo en uno solo de los dueños.

Esta acción de extinción de condominio se puede realizar de manera judicial o extrajudicial, pudiendo ésta última realizarla en cualquier notaría. 

Así pues, esta operación en modo alguno puede estar sujeta al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales puesto que, como venimos diciendo, no es tal. Pero ello, no quiere decir que dicha acción esté exenta de tributación, pues el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados grava cualquier operación contenida en documento notarial y, si optamos por la vía extrajudicial, estaremos sometidos a este gravamen, que no es otro que la aplicación del 1,5 % sobre el valor del bien. 

[av_button label=’¿TRIBUTACIÓN POR IVA O POR ITP y AJD?’ link=’post,7844′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-88a4e5′]

[av_button label=’LA COMUNIDAD DE BIENES’ link=’post,2258′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-lvv3x’]

[av_button label=’FALLECIMIENTO DE UN SOCIO EN LA EMPRESA’ link=’post,2313′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-3xscml’]

¿CUÁL ES LA BASE IMPONIBLE DEL IMPUESTO?

Ahora bien, la controversia surge a la hora de determinar la base imponible del impuesto, en cuanto a si ha de calcularse sobre el valor total del bien o sobre el 50 % que es lo que efectivamente se “transmite”.

Y ello porque el Texto Refundido de la Ley del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados reguladora del impuesto, únicamente hace referencia en su artículo a que “servirá de base el valor declarado” sin hacer ninguna especificación más. 

Dicha cuestión, ha sido resuelta por el Tribunal Supremo que ha sentado doctrina en cuanto a la interpretación de dicho artículo determinando que la base imponible del IAD será la del 50 % del valor del inmueble cuyo proindiviso se extingue, y se fundamenta en que el otro 50 % ya era propiedad del adquirente y no ha lugar a que se vuelva a tributar. 

Así lo han declarado las Sentencias del Alto Tribunal más recientes, de 9 de octubre de 2018, de 14 de marzo y de 9 de julio de 2019.

¡NO SE OLVIDE DEL IRPF!

Igualmente, a la hora de proceder a extinguir el condominio de un inmueble que compartamos con una o más personas, se ha de tener en cuenta la posible ganancia de patrimonio en el I.R.P.F del transmitente, así como los excesos de adjudicación, en caso de que el valor a compensar a éste no corresponda exactamente con el valor del bien que se adjudica al otro cotitular. 

Como decíamos, aunque en puridad, no estamos ante una transmisión que conlleve efectos jurídicos ni fiscales, es una operación que ha de ser cuidadosamente preparada y prevenida pues cualquier movimiento patrimonial realizado de manera incorrecta puede traer consecuencias económicas muy perjudiciales, por lo que, lo mejor es asesorarse con un profesional que respalde tal operación. CONTACTE CON NOSOTROS.

Le interesa

[av_button label=’¿NECESITO UN ABOGADO PARA MI EMPRESA?’ link=’post,3248′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’center’ icon_select=’yes’ icon=’ue81c’ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-1y51ot’]

Estefanía Belchí Poveda

Abogada

Aselec, ASESORÍA Y ABOGADOS

Foto: Free pick

 

COTIZACIÓN DE SOCIOS Y ADMINISTRADORES A LA SEGURIDAD SOCIAL

La falta de cotización o un encuadramiento inadecuado en un régimen u otro de la Seguridad Social, tanto de los socios como de los administradores de una sociedad mercantil, suelen terminar dando lugar a sanciones económicas.

En este artículo, trataremos de explicar de forma sencilla, cuáles son las obligaciones de cotización para estos dos colectivos.

LA OBLIGACIÓN DE COTIZACIÓN DE SOCIOS Y ADMINISTRADORES DE UNA SOCIEDAD MERCANTIL

La obligación de cotizar o no, a la Seguridad Social, así como saber a qué Régimen se adscribirán socios y administradores, va a depender de distintas circunstancias, como son:

  • si el administrador o socio trabaja en la empresa;
  • si tiene control efectivo de la empresa
  • y, por último, si el cargo de administrador es retribuído.

EL ADMINISTRADOR O SOCIO TRABAJA O NO EN LA EMPRESA

Acerca de la primera circunstancia, la obligación de cotizar a la Seguridad Social, por parte del socio o administrador, existirá desde el momento en que desarrolle una actividad efectiva en el día a día de la empresa. 

De esta manera, todos los administradores y socios que desarrollan un trabajo en la empresa, a título lucrativo y de forma habitual, ejerciendo funciones de dirección y control, bien llevando la dirección del negocio, o gestión financiera o comercial, estarán obligados a cotizar a la Seguridad Social. 

En el caso de los socios que sólo ejercen las funciones mercantiles del cargo, es decir, se limitan a convocar a los socios, a recibir información sobre la marcha de la empresa y a firmar las cuentas anuales, pero sin intervenir en el día a día de está, no estarán obligados a cotizar a la Seguridad Social. Es lo que llamaríamos un administrador pasivo.

EN QUÉ RÉGIMEN DE SEGURIDAD SOCIAL SE ENCUADRAN SOCIOS Y ADMINISTRADORES

Una vez definida la situación que exige la cotización a Seguridad Social, necesitamos saber en qué régimen se encuadraran las cotizaciones.

 El criterio que determina la obligación de cotizar en Régimen de Autónomo o a Régimen General, se establece en función del control efectivo que el administrador posea sobre la Sociedad.

Se presumirá, salvo prueba en contra, que posee el control efectivo de la Sociedad  cuando se den las circunstancias previstas en el artículo 305.2 del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, y que son las siguientes:

1.º Que, al menos, la mitad del capital de la sociedad para la que preste sus servicios esté distribuido entre socios con los que conviva y a quienes se encuentre unido por vínculo conyugal o de parentesco por consanguinidad, afinidad o adopción, hasta el segundo grado.

2.º Que su participación en el capital social sea igual o superior a la tercera parte del mismo.

3.º Que su participación en el capital social sea igual o superior a la cuarta parte del mismo, si tiene atribuidas funciones de dirección y gerencia de la sociedad.

LA RETRIBUCIÓN DEL CARGO DE ADMINISTRADOR DE LA SOCIEDAD MERCANTIL

Analizadas las dos primeras circunstancias, sólo nos quedara averiguar, en las escrituras públicas de la sociedad, qué participaciones tiene los socios y administradores y revisar qué dicen sobre la retribución del cargo de administrador. 

Acerca de este tema, es interesante la siguiente lectura:

[av_button label=’CÓMO COBRA UN SOCIO ADMINISTRADOR: ¿NÓMINA O FACTURA?’ link=’post,1961′ link_target=» size=’small’ position=’center’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-bfv7i8′]

También le puede interesar

[av_button label=’¿CUÁLES SON LAS OBLIGACIONES REGISTRALES DE LAS SOCIEDADES MERCANTILES?’ link=’post,1044′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’center’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-9ek3sg’]

Con estos datos, estaremos en disposición de conocer en qué régimen estará obligado a cotizar los socios y administradores de la sociedad mercantil.

La siguiente tabla que nos ayudara a encuadrar a administradores y socios:

ENCUADRAMIENTO DE ADMINISTRADORES SEGURIDAD SOCIAL
SOCIO CON CONTROL EFECTIVO EJERCE FUNCINES DIRECCIÓN Y GERENCIA RETA
NI FUNCIÓN DE DIRECCIÓN NI GERENCIA RETA
TRABAJAR PARA LA SOCIEDAD
NO FUNCIÓNES DIRECCION NI GERENCIA NO COTIZA
NO TRABAJAR PARA LA SOCIEDAD
SÓLO TRABAJA NO ES ADMINISTRADOR RETA
NI ES ADMINISTRADOR NI TRABAJA NO COTIZA
SOCIO SIN CONTROL O NO SOCIO EJERCE FUNCIONES DIRECCIÓN Y GERENCIA Y EL CARGO ES RETRIBUIDO RGSSA
EJERCE FUNCIONES DIRECCIÓN Y GERENCIA PERO NO SE RETRIBUYE  RGSSA
TRABAJA PARA LA SOCIEDAD
EJERCE FUNCIONES DE DIRECCION Y GERENCIA DE FORMA GRATUITA Y NO TRABAJA PARA LA SOCIEDAD NO COTIZA
ADMINISTRADOR PASIVO QUE TRABAJA PARA LA EMPRESA RGSS

   (1) RETA – Régimen General de Autónomo.

(2) RGSSA – Régimen General de Seguridad Social Asimilado. 

(3) RGSS – Régimen General de la Seguridad Social.

Le puede interesar

[av_button label=’LA COMUNIDAD DE BIENES’ link=’manually,https://www.aselecconsultores.com/la-comunidad-de-bienes/’ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-780tds’]

[av_button label=’AUTÓNOMO O S.L., ¿CÓMO ELEGIR LA OPCIÓN MÁS FAVORABLE?’ link=’manually,https://www.aselecconsultores.com/autonomo-sl-opcion-mas-favorable/’ link_target=» size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-6feic0′]

[av_button label=’DE AUTÓNOMO A SOCIEDAD LIMITADA, ¿CÓMO LO HAGO?’ link=’manually,https://www.aselecconsultores.com/wp-admin/post.php?post=2980&action=edit’ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-4rcijk’]

[av_button label=’VENTAJAS DE CREAR UNA SOCIEDAD COOPERATIVA’ link=’post,4976′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-2z9uf4′]

Si aún tiene dudas, o quiere realizar alguna consulta acerca de cuáles son sus obligaciones de cotización como socio o administrador de la sociedad, en ASELEC, asesoría y abogados,  ponemos a su disposición la experiencia y profesionalidad de nuestro departamento laboral.

Contacte con nosotros.

MªAngeles Hernández

Dpto. Laboral
Aselec, asesoría y abogados

Foto by Freepik

 

VENTAJAS DE CREAR UNA SOCIEDAD COOPERATIVA

VENTAJAS DE CREAR UNA SOCIEDAD COOPERATIVA

¿CONOCE LAS VENTAJAS DE CREAR UNA SOCIEDAD COOPERATIVA?

Cuando varios profesionales o trabajadores desean unir sus esfuerzos y metas para formar una sociedad y poner en común sus conocimientos profesionales, surge la duda de cuál es la mejor forma jurídica para constituir ésta.

Una de las opciones más ventajosas es crear una sociedad cooperativa, regulada a través de la Ley General de Cooperativas, Ley 27/1999, de 16 de julio.

Pero, ¿Qué es una sociedad cooperativa de trabajo asociado? 

Es aquella en las que varias personas se asocian de manera voluntaria para la realización de actividades empresariales, encaminadas a la satisfacción de sus necesidades, así como la obtención de beneficios mediante la organización en común de la producción de bienes o servicios.

Existen dos tipos de sociedades cooperativas:

  • Cooperativas de primer grado: En este tipo de cooperativa, los socios pueden ser personas físicas o jurídicas. Ejemplos de este tipo de cooperativas serían: cooperativas de viviendas, cooperativas sanitarias y cooperativas de enseñanza.
  • Cooperativas de segundo grado: Los socios de esta cooperativa son otras cooperativas. Los socios de las cooperativas de segundo grado no pueden ser personas físicas, sino que deben ser personas jurídicas.

Se ajustará en su estructura y funcionamiento a los siguientes principios:

  • Adhesión voluntaria y abierta.
  • Gestión democrática por parte de los socios.
  • Autonomía e independencia.
  • Educación, formación e información.
  • Cooperación entre sociedades cooperativas.
  • Interés por la Comunidad.

Le interesa

[av_button label=’LA COMUNIDAD DE BIENES’ link=’manually,https://www.aselecconsultores.com/la-comunidad-de-bienes/’ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-7qp440′]

[av_button label=’AUTÓNOMO O S.L., ¿CÓMO ELEGIR LA OPCIÓN MÁS FAVORABLE?’ link=’manually,https://www.aselecconsultores.com/autonomo-sl-opcion-mas-favorable/’ link_target=» size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-62y9k0′]

[av_button label=’DE AUTÓNOMO A SOCIEDAD LIMITADA, ¿CÓMO LO HAGO?’ link=’manually,https://www.aselecconsultores.com/wp-admin/post.php?post=2980&action=edit’ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-464zgg’]

[av_button label=’EMPRENDEDOR, ¿POR DÓNDE EMPIEZO?’ link=’manually,https://www.aselecconsultores.com/emprendedor-por-donde-empiezo/’ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue823′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-33vgeo’]

Características de una sociedad cooperativa 

  • La sociedad se constituye mediante escritura pública y debe ser inscrita en el Registro de Sociedades Cooperativas.
  • Deberán estar integradas por, al menos, tres socios, en una sociedad cooperativa de primer grado e integradas por, al menos, dos sociedades cooperativas, en las sociedades cooperativas de segundo grado.
  • Los Estatutos sociales deberán fijar el capital social mínimo con el que puede constituirse y funcionar la sociedad cooperativa (no se exige un mínimo de capital para constituir la sociedad), y que estará totalmente desembolsado en el momento de su constitución.
  • La responsabilidad será limitada a la aportación de cada socio y el importe total de las aportaciones de cada socio no podrá exceder de un tercio del capital social (en las cooperativas de primer grado), para cooperativas de segundo grado, se estará a lo que dispongan los Estatutos sociales o acuerde la Asamblea General.
  • Se podrá realizar contrataciones de trabajadores asalariados siempre y cuando el número de horas realizadas por éstos no supere el 30% del total horas al año realizadas por los socios trabajadores.

Ventajas de una sociedad cooperativa

  • Existe la posibilidad de cobrar el Pago Único de la Prestación por desempleo, en el caso de que alguno (o todos) de los socios tuviera derecho a cobrar la prestación por desempleo. Cobraría la prestación de una sola vez, si justifica ese importe como aportación a la Sociedad o en gastos de las cotizaciones en la Seguridad Social.
  • Es habitual que cada Comunidad Autónoma apruebe ayudas y subvenciones anualmente para ayudar en el caso de ampliaciones de capital, contrataciones, etc. de este tipo de sociedades.
  • Se benefician de diversas bonificaciones y beneficios en el Impuesto de Sociedades (Ley 20/1990 sobre Régimen Fiscal de las Cooperativas.)
  • En cuanto al encuadramiento de los socios trabajadores en Seguridad Social podrán optar entre:
    • Asimilar a sus socios a los trabajadores por cuenta ajena (sin cotizar por desempleo ni FOGASA), incorporándolos al Régimen General de la Seguridad Social. 
    • Incorporarse al Régimen Especial de Trabajadores Autónomo (RETA) podrán beneficiarse de las bonificaciones de la Tarifa Plana si reúnen los requisitos. Gran ventaja con respecto al restos de sociedades mercantiles que no gozan de este gran beneficio. La opción por el RETA deberá realizarse en los estatutos de la misma y deberá alcanzar a TODOS los socios trabajadores de la misma.

La opción de uno u otro Régimen sólo podrá modificarse mediante reforma de los estatutos y siempre que hubieran transcurrido cinco años como mínimo desde la última opción.

Respecto a los autónomos, en la Ley 6/2017 de 24 octubre de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, en su artículo 3.6, se indica a este respecto: “ Lo previsto en el presente artículo resultará de aplicación aun cuando los beneficiarios de esta medida, una vez iniciada su actividad, empleen a trabajadores por cuenta ajena”, por lo que no perderían la bonificación al contratar trabajadores.

Un ejemplo de sociedad cooperativa

Pondremos un ejemplo para clarificar todo lo expuesto anteriormente:

Tres personas dedicadas al sector del automóvil deciden asociarse y constituir una sociedad, deciden aportar cada uno 300€ y además cada uno aporta herramientas, local y maquinaria necesarias para el desarrollo de la actividad.

Además, uno de ellos tiene menos de 30 años, nunca ha estado de alta en RETA y acaban de despedirlo de una empresa en la que llevaba más de 6 años trabajando, con lo cual, tiene derecho a la prestación por desempleo, por lo que decide solicitar el Pago único y utilizar todo el importe de la prestación para las participaciones adquiridas de la sociedad y sufragar el gasto de cotización mensual de Seguridad Social.

Los dos trabajadores restantes tienen más de 30 años y nunca han estado de alta como autónomos en Seguridad Social (RETA).

Deciden estar de alta en RETA, ya que les resulta mucho más ventajoso que Régimen General ya que pueden optar a los beneficios de la tarifa plana.

Teniendo en cuenta estos beneficios, las cuotas a pagar serían las siguientes:

  • Primeros 12 meses: la cuota sería de 50€ mensuales
  • Mes 13 al mes 18: bonificación del 50% quedando la cuota mensual de 139€
  • Mes 19 al 24: bonificación del 30% quedando la cuota mensual de 195€

Además, para el socio menor de 30 años:

  • Mes 25 al mes 36: bonificación del 30% quedando la cuota mensual de 195€

Para resolver cualquier duda acerca de esta forma de asociación empresarial no dude en ponerse en contacto con nosotros. Estaremos encantados de asesorarle.

Emilia Espín.

Graduado Social

Dpto. Laboral-Jurídico

ASELEC, asesoría y abogados.

Pin It on Pinterest