Entradas

en-que-consiste-la-devolucion-del-gasoleo-profesional

¿EN QUÉ CONSISTE LA DEVOLUCIÓN DEL GASOLEO PROFESIONAL?

Si es titular de una empresa dedicada al transporte de mercancías o pasajeros le interesará saber que puede solicitar la devolución parcial del impuesto que grava el gasóleo profesional. Hoy hablamos de este beneficio fiscal que le puede suponer un ahorro máximo de 2.450 euros por vehículo y año.

EL MPUESTO SOBRE HIDROCARBUROS

El impuesto sobre hidrocarburos constituye un tributo indirecto que grava el consumo de determinados productos energéticos como la gasolina, gasóleo, queroseno o glp. La Directiva Europea 2003/96 permite a los Estados Miembros diferenciar entre el uso profesional y no profesional del gasóleo utilizado como carburante de automoción. Esta distinción se configura en la normativa nacional (artículo 52bis de la Ley 38/1992, de Impuestos Especiales) mediante el mecanismo de la devolución parcial del impuesto para aquel gasóleo utilizado únicamente con fines profesionales.

QUIÉN PUEDE SOLICITAR LA DEVOLUCIÓN DEL IMPUESTO SOBRE EL GASOLEO PROFESIONAL

Tienen la condición de beneficiarios aquellos titulares de vehículos que se hallen en posesión de la correspondiente tarjeta o autorización de transporte que le habilite para el ejercicio de una actividad de transporte de mercancías o pasajeros. Asimismo, deberán inscribirse en el Censo de beneficiarios de la devolución del gasóleo profesional, con carácter previo a los consumos de gasóleo profesional, presentando una solicitud a través de la Sede electrónica de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, en la que se harán constar los siguientes datos:

  • Número de identificación fiscal y nombre o razón social y domicilio fiscal del solicitante.
  • Descripción de la actividad económica del solicitante y fecha de inicio de esta actividad.
  • Identificación de la entidad financiera y del Código de la cuenta bancaria.
  • Dirección de correo electrónico del solicitante.
  • Datos identificativos de cada uno de los vehículos en los que se consuma gasóleo profesional.

Po último, los beneficiarios deberán solicitar una “Tarjeta-gasóleo profesional” previamente autorizada por la Agencia Tributaria en la que constará el nombre o razón social del titular de la misma, la matrícula del vehículo autorizado y la expresión “Gasóleo profesional” y con la que deberá efectuar el pago de los consumos de gasóleo profesional.

Le puede interesar

CÓMO SE SOLICITA LA DEVOLUCIÓN DEL IMPUESTO SOBRE EL GASÓLEO PROFESIONAL

A estos efectos, la utilización para el pago por los beneficiarios de dichas tarjetas tiene la consideración de declaración tributaria por la que se solicita la devolución. Las entidades emisoras de las tarjetas-gasóleo profesional deben enviar a la Agencia Tributaria la información de los suministros de gasóleo profesional efectuados por sus clientes. 

A partir de la información de los suministros de gasóleo profesional efectuados, el órgano competente acordará, en su caso, la devolución de las cuotas correspondientes mediante transferencia bancaria a la cuenta indicada por el beneficiario en la solicitud de inscripción en el Censo de gasóleo profesional.

¿A CUÁNTO ASCIENDE LA DEVOLUCIÓN?

El importe máximo a percibir, de acuerdo con la normativa vigente, es de 0,049 euros por un consumo máximo de 50.000 litros por vehículo y año (2.450 euros). No obstante, cuando se trate de taxis la cuantía máxima de la devolución no excederá de la que correspondería a aplicar 0,049 euros por 5.000 litros por taxi y año.

Le puede interesar

¿QUÉ OBLIGACIONES CONTRÁEN LOS BENEFICIARIOS?

Todos los beneficiarios con derecho a la devolución deberán presentar a la Agencia Tributaria dentro del primer trimestre del año siguiente a la finalización del año natural una Declaración anual con el número de kilómetros recorridos, desde el 1 de enero al 31 de diciembre del año a que se refiere la declaración, por cada uno de los vehículos de su titularidad que hayan estado inscritos en el Censo de beneficiarios en el año anterior.

Si cumple los requisitos para poder solicitar este beneficio fiscal, pero tienen dudas sobre los trámites a realizar, confíe en los profesionales del equipo fiscal de ASELEC.  No dude en contactar con nosotros. Le asesoraremos sin ningún compromiso.

____________________________

Silvana Ricci

Economista

Dpto. Fiscal-Contable

ASELEC, asesoría y abogados.

 

 

 

 

<a href=»https://www.freepik.es/fotos-vectores-gratis/negro»>Foto de Negro creado por freepik – www.freepik.es</a>

deduccion-100-cuotas-iva-compra-vehiculos-empresa

DEDUCCIÓN 100% DE LAS CUOTAS DE IVA EN LA COMPRA DE VEHICULOS DE EMPRESA

¿ES USTED EMPRESARIO Y HA COMPRADO VEHICULOS DE EMPRESA? ENTONCES LE INTERESARÁ SABER QUE PUEDE APLICAR LA DEDUCCIÓN POR EL 100% DE LAS CUOTAS PAGADAS DE IVA.

Recientemente, la Jurisprudencia del Tribunal Supremo, ha modificado el criterio de la Agencia Tributaria, permitiendo la deducibilidad del 100% de las cuotas del Impuesto sobre el Valor Añadido pagadas en la compra de vehículos de empresa. Esta nueva interpretación de la normativa permite que dicha deducción sea aplicable a los vehículos comerciales utilizados por trabajadores por cuenta ajena y no sólo para los trabajadores por cuenta propia, como ocurría hasta ahora. Lo explicamos a continuación.

LA ANTIGUA INTERPRETACIÓN DEL ART. 95 DE LA LEY DEL IVA.

Según el artículo 95.Uno de la Ley 37/1992 del Impuesto sobre el Valor Añadido, “los empresarios o profesionales no podrán deducir las cuotas soportadas o satisfechas por las adquisiciones o importaciones de bienes o servicios que no se afecten, directa y exclusivamente, a su actividad empresarial o profesional.

Además, el apartado tres del mismo artículo indica que “las cuotas soportadas por la adquisición, importación, arrendamiento o cesión de uso por otro título de los bienes de inversión que se empleen en todo o en parte en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional podrán deducirse de acuerdo con las siguientes reglas:

1.ª Cuando se trate de bienes de inversión distintos de los comprendidos en la regla siguiente, en la medida en que dichos bienes vayan a utilizarse previsiblemente, de acuerdo con criterios fundados, en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional.

2.ª Cuando se trate de vehículos automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores y motocicletas, se presumirán afectados al desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la proporción del 50 por 100.

No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, los vehículos que se relacionan a continuación se presumirán afectados al desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la proporción del 100 por 100:

a) Los vehículos mixtos utilizados en el transporte de mercancías.

b) Los utilizados en la prestación de servicios de transporte de viajeros mediante contraprestación.

c) Los utilizados en la prestación de servicios de enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación.

d) Los utilizados por sus fabricantes en la realización de pruebas, ensayos, demostraciones o en la promoción de ventas.

e) Los utilizados en los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.

f) Los utilizados en servicios de vigilancia.

Hasta ahora, y según lo indicado anteriormente, cuando una empresa adquiría vehículos turismo,  aún estando afectos al desarrollo de su actividad económica por ser utilizados por sus empleados para el desarrollo de tareas comerciales, sólo se le presumía una deducción del 50% de las cuotas pagadas de IVA, por aplicación de la regla segunda del apartado 3 del artículo 95 LIVA indicado anteriormente. 

Para aplicar un porcentaje superior de deducción de las cuotas de IVA, el contribuyente debía justificar, por cualquier medio de prueba admitido en derecho, que la afectación a la actividad económica de dichos vehículos se producía en dicho porcentaje superior, cuestión que, en la mayoría de los casos, se convertía en un procedimiento bastante complejo de acreditar por parte del contribuyente.

Para aplicar este criterio, la Administración se ha basado en que, la letra e) del último párrafo de la mencionada regla 2ª que presume la deducción del 100% de las cuotas de IVA para “los vehículos utilizados en los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales”, sólo está referida a quienes realizan actividades como profesionales independientes, y no a los trabajadores por cuenta ajena de una empresa.

Le puede interesar

LA NUEVA INTERPRETACIÓN DEL ART. 95 DE LA LEY DEL IVA.

La nueva interpretación de la normativa aclarada por el Tribunal Supremo discrepa del criterio aplicado por la Administración, ya que permite que la presunción de deducción del 100% de las cuotas de IVA para los vehículos “utilizados en los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales” tambien es aplicable a los trabajadores contratados por cuenta ajena y no sólo a los trabajadores por cuenta propia o autónomos. 

La Sentencia 1347/2018 de 19 de julio de 2018 del Tribunal Supremo, se basa en que la redacción de dicho artículo 95.tres de la Ley de IVA no exige que los representantes o agentes comerciales que utilizan los vehículos para desplazamientos profesionales tengan que actuar necesariamente como trabajadores por cuenta propia (autónomos) y que, además, el propósito del legislador asumiendo la presunción de una afectación del 100% es aceptar que dichos desplazamientos que conllevan las actividades comerciales tienen carácter de necesariedad y permanencia. 

Por tanto, siempre que dichos desplazamientos permanentes sean necesarios para el desarrollo de tareas comerciales, independientemente de que sean realizados por trabajadores por cuenta propia o empleados por cuenta ajena, se debe permitir la aplicación de dicho beneficio fiscal.

Desde el departamento fiscal de ASELEC asesoría y abogados, nos ponemos a su disposición para analizar su caso concreto y ayudarle a tomar una decisión que minimice el coste fiscal de sus operaciones. No dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

 

Marga Velasco.

Dpto. Fiscal-Contable

ASELEC asesoría y abogados

leasing-o-renting-aselec

¿LEASING O RENTING?

Si necesita incorporar un nuevo vehículo a su empresa, pero en este momento no le interesa realizar el desembolso que conlleva la adquisición del mismo, puede optar por las dos opciones de arrendamiento que vamos a analizar a lo largo de este artículo: el leasing o arrendamiento financiero y el renting o arrendamiento operativo.

La principal diferencia entre ambas operaciones es el objeto del contrato. Mientras que en el contrato de leasing o arrendamiento financiero se transfieren todos los riesgos, derechos y obligaciones inherentes a la propiedad del activo (seguro, revisiones, reparaciones …) en el contrato de renting o arrendamiento operativo el usuario únicamente tendrá que hacer frente a una cuota periódica.

DEFINICIÓN Y CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES DE LEASING Y RENTING.

EL LEASING

Según la DA tercera de la Ley 10/2014, de 26 de junio, de ordenación, supervisión y solvencia de las entidades de crédito, tendrán la consideración de operaciones de arrendamiento financiero aquellos contratos que tengan por objeto exclusivo la cesión del uso de bienes muebles o inmuebles, adquiridos para dicha finalidad según las especificaciones del futuro usuario, a cambio de una contraprestación consistente en el abono periódico de cuotas. Los bienes objeto de cesión habrán de quedar afectados por el usuario únicamente a sus explotaciones agrícolas, pesqueras, industriales, comerciales, artesanales, de servicios o profesionales. El contrato de arrendamiento financiero incluirá necesariamente una opción de compra, a su término, en favor del usuario.

Características del contrato de arrendamiento financiero:

  • El objeto será la cesión del uso del bien, a cambio de una contraprestación consistente en el abono periódico de cuotas.
  • El bien objeto de cesión habrá de quedar afectado por el usuario únicamente a sus explotaciones agrícolas, pesqueras, industriales, comerciales, artesanales, de servicios o profesionales.
  • El arrendador deberá ser una entidad de crédito o un establecimiento financiero de crédito.
  • El contrato tendrán una duración mínima de 2 años.
  • Las cuotas de arrendamiento financiero deberán aparecer expresadas en los respectivos contratos diferenciando la parte que corresponda a la recuperación del coste del bien por la entidad arrendadora, excluido el valor de la opción de compra y la carga financiera exigida por ella, todo ello sin perjuicio de la aplicación del gravamen indirecto que corresponda.
  • El importe anual de la parte de las cuotas de arrendamiento financiero correspondiente a la recuperación del coste del bien deberá permanecer igual o tener carácter creciente a lo largo del período contractual.  
  • El contrato de arrendamiento financiero incluirá necesariamente una opción de compra, a su término, en favor del usuario.

EL RENTING

Consiste en un contrato de arrendamiento por el cual el arrendador cede al arrendatario, a cambio de percibir una suma única de dinero o una serie de pagos o cuotas, el derecho a utilizar un activo durante un periodo de tiempo determinado. La duración suele estar establecida entre uno y cinco años y durante su vigencia es posible modificar las condiciones como por ejemplo el kilometraje acordado o incluso, rescindir el contrato. Eso sí, la cancelación normalmente conlleva una penalización económica.

Le puede interesar

TRATAMIENTO CONTABLE DE LEASING RENTING.

pastedGraphic.png

BENEFICIOS FISCALES DE LEASING RENTING.

En ambos casos puede beneficiarse de determinadas ventajas fiscales.

En el caso del renting, las cuotas pagadas se consideran un gasto contable, deducible en el IS o en el IRPF en el mismo porcentaje que la afectación del vehículo a la actividad económica de la empresa.

Sin embargo, cuando se trata de un leasing, el gasto fiscal por el concepto de recuperación del coste del bien, tal como dispone el apartado 7 del artículo 106 LIS, no está condicionado a su imputación contable en la cuenta de pérdidas y ganancias.  Por lo tanto, independientemente del gasto reflejado contablemente por la depreciación del bien, el gasto fiscal podrá ser en todo caso el derivado de la aplicación del régimen especial (tanto en cuanto al concepto de recuperación del coste del bien como en cuanto a la amortización de la opción de compra), originándose las correspondientes diferencias temporales por diferencia entre uno y otro.

Desde el departamento fiscal de ASELEC Asesoría y Abogados nos ponemos a su disposición para resolverle cualquier duda que le pueda surgir y ayudarle a tomar la decisión más rentable desde el punto de vista fiscal. Contacte con nosotros.

 

Inma Teruel

Economista

Dpto. Fiscal-Contable

ASELEC asesoría y abogados  

tributa-iva-venta-vehiculo-afecto-actividad-2

COMO TRIBUTA EN IVA LA VENTA DE UN VEHICULO AFECTO A LA ACTIVIDAD

En artículos anteriores, hemos hablado de cómo deducir los gastos de un vehículo turismo afecto a una actividad empresarial o profesional, en función del grado de utilización del mismo en el desarrollo de la actividad, expresado éste en forma de porcentaje. Así, si el vehículo que se adquiere se afecta a la actividad en un porcentaje del 50%, el IVA soportado y pagado en la adquisición será deducible para el contribuyente en dicho porcentaje. 

En este artículo vamos a tratar como tributaría en el Impuesto sobre el Valor Añadido la venta de un vehículo que se adquirió para el desarrollo de la actividad empresarial o profesional y que, por tanto, se afectó a la misma.

Recientes Consultas Vinculantes de la Agencia Tributaria (Consulta Vinculante V1540-18, de 6 de Junio de 2018 de la SG de Impuestos sobre el Consumo), aseguran que la afectación porcentual de un vehículo a un patrimonio empresarial o profesional se debe considerar en todos sus extremos y no sólo en relación a limitar la deducción en la adquisición o en los gastos relacionados con la misma. 

Así, nos preguntamos, como tributa en IVA la venta de un vehículo cuya adquisición se afectó parcialmente a la actividad empresarial y por la que se practicó la deducción del 50% de la cuota del IVA soportado.

A priori, la venta esta sujeta al Impuesto sobre el Valor Añadido porque se trata de una entrega de bienes que forman parte del patrimonio empresarial o profesional, pero debemos tener en cuenta que se exceptúa de dicha sujeción a los bienes que se integren en el patrimonio personal del contribuyente, aunque sea parcialmente. 

Por tanto, concluimos que, si la afectación a la actividad empresarial de un vehículo turismo se realiza en un porcentaje del 50%, es decir, nos hemos deducido el IVA de la adquisición en dicho porcentaje, la transmisión del mismo vehículo debe realizarse teniendo en cuenta ese porcentaje de afectación, esto es, la base imponible sujeta a IVA tambien debe ser del 50% de la contraprestación, ya que el restante 50% no está afecto al patrimonio empresarial o profesional, sino que forma parte del patrimonio personal del contribuyente.

Le interesa

 

Otra cuestión sería comprobar la obligación de realizar regularización en la cuota soportada por tratarse de un bien de inversión en el IVA, asunto que trataremos en artículos posteriores. 

En ASELEC asesoría y abogados, le ayudamos mediante un estudio previo y especifico sobre la tributación de bienes relacionados con el desarrollo de su actividad en concreto y, en especial, de aquellos que despiertan cierta controversia como son los del vehículo. Contacte con nosotros.

 

 

Dpto. Fiscal-Contable.

Aselec, asesoria y abogados

la-fiscalidad-por-iva-de-los-revendedores-de-vehiculos

LA FISCALIDAD POR IVA DE LOS REVENDEDORES DE VEHÍCULOS

LA FISCALIDAD POR IVA DE LOS REVENDEDORES DE VEHÍCULOS. EL REGIMEN ESPECIAL DE BIENES USADOS.

 

La compraventa de bienes usados en general, y de vehículos de segunda mano en particular, se ha convertido durante los últimos años en una de las actividades económicas que ha experimentado un mayor crecimiento dentro del sector del comercio.

El tratamiento fiscal de esta actividad resulta de interés tanto para el empresario que se dedica a esta actividad, como para el adquirente de los vehículos.
A efectos fiscales, el desarrollo de esta actividad implica una particularidad que consiste en la aplicación de un régimen especial en el IVA. En este post explicamos cuáles son los aspectos más relevantes del llamado Régimen Especial de bienes usados, objetos de arte, antigüedades y objetos de colección (REBU), el cual se encuentra regulado en los artículos 135 a 139 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido.

¿En qué consiste el REBU?

Se trata de un régimen especial de carácter voluntario aplicable a las entregas de determinados bienes usados, como son los vehículos de segunda mano entre otros, efectuadas por sujetos pasivos revendedores cuando intervengan en nombre propio, donde la base imponible del impuesto se determina de forma especial.

¿A qué operaciones se aplica el REBU?

El REBU podrá aplicarse por los revendedores de vehículos usados cuando hayan sido adquiridos a:

  • Particulares.
  • Empresarios o profesionales de otros estados miembros que tributen en régimen de franquicia.
  • Empresarios o profesionales que entreguen el bien en virtud de una operación exenta por haber sido utilizados por el transmitente en operaciones exentas sin derecho a deducción o bien por haber sido adquisiciones que no dieron derecho a deducir las cuotas soportadas.
  • Otro revendedor que se lo entregue aplicando este mismo régimen.

El principal objetivo de este régimen especial es el de evitar efectuar el ingreso de un impuesto (IVA) que no se ha podido deducir en la compra.

 

Funcionamiento del REBU

Este régimen se caracteriza por una forma especial de determinar la base imponible para calcular el IVA devengado en cada autoliquidación que consiste en determinar la base imponible operación por operación. El sujeto pasivo revendedor puede aplicar voluntariamente a cada operación:

  1. El régimen especial a sus entregas, lo que supone que en las transmisiones repercutirá el IVA, aplicando el tipo impositivo correspondiente al bien entregado a la base imponible (margen de beneficio obtenido en cada operación, sin incluir el IVA). El IVA soportado en las adquisiciones de los bienes revendidos no es deducible, sin perjuicio de la deducción de las restantes cuotas soportadas en el ejercicio de su actividad (teléfono, alquileres, etc.).
  2. El régimen general del Impuesto (sin necesidad de comunicación expresa a la Administración tributaria, el sujeto pasivo revendedor puede no aplicar el régimen especial en sus entregas), lo que supone que debe repercutir el IVA sobre la totalidad de la contraprestación y, a su vez, podrá deducir las cuotas que eventualmente hubiesen soportado en la adquisición de los bienes revendidos, aunque sin poder practicar la deducción hasta que se devenguen las correspondientes entregas.

Obligaciones de Facturación y Registrales

Respecto a emisión de facturas sujetas al REBU, los sujetos pasivos revendedores de vehículos usados, no podrán consignar separadamente la cuota del IVA repercutida, debiendo entenderse comprendida en el precio total de la operación. Asimismo, deberán hacer constar en cada factura que se aplica el régimen especial de bienes usados.

En las compras a quienes no tengan la condición de empresarios o profesionales, el revendedor deberá expedir un documento de compra que deberá ser firmado por el transmitente.

Por último, además de los libros registro establecidos con carácter general, los sujetos pasivos que apliquen este régimen especial derivado de la compraventa de vehículos usados, deberán llevar un Libro Registro específico para anotar las adquisiciones, importaciones y entregas a las que resulte aplicable la determinación de la base imponible mediante el margen de beneficio de cada operación.

En ASELEC Asesoría y Abogados contamos con profesionales del ámbito del asesoramiento fiscal expertos en éstos y otros regímenes especiales aplicables a determinadas actividades que podrán resolver todas sus dudas y encontrar soluciones adecuadas a cada caso concreto. Contacte con nosotros.

 

Silvana Ricci
Economista
Dpto. Fiscal-Contable
ASELEC, asesoría y abogados.

deducir-gastos-vehiculo-autonomo-aselec2

CÓMO DEDUCIR LOS GASTOS DE UN VEHÍCULO SIENDO AUTÓNOMO

Cuando un emprendedor inicia actividad económica, debe conocer qué gastos son deducibles y qué criterios debe aplicar para determinar dicha deducibilidad tanto en el IVA como en el IRPF. En este artículo nos centramos en los gastos asociados al empleo de un vehículo en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional.

¿Es deducible el IVA soportado en la adquisición de un vehículo?

Respecto a la determinación de la deducibilidad del IVA soportado en las adquisiciones de bienes y servicios en general, la Ley 37/1992 del IVA establece en su artículo 95 el principio general conforme al cual sólo serán deducibles las cuotas soportadas en la adquisición de bienes y servicios que se afecten directa y exclusivamente al ejercicio de la actividad empresarial o profesional.

No obstante, en el caso concreto de la adquisición de vehículos turismo y sus remolques, ciclomotores y motocicletas, cuya afectación al desarrollo de la actividad sea parcial, la Ley contempla una excepción según la cual se presume la deducibilidad en la proporción de un 50% de la cuota soportada.

En este contexto, cabe señalar además una segunda excepción contemplada en el caso de ciertos vehículos que, aun existiendo afectación parcial o uso alternativo, se presumirán afectos al desarrollo de la actividad en la proporción del 100% y, por tanto, se considera deducible en ese mismo porcentaje la cuota de IVA soportada.

Los casos concretos son:

  • Los vehículos mixtos utilizados en el transporte de mercancías.
  • Los utilizados en la prestación de servicios de transporte de viajeros mediante contraprestación.
  • Los utilizados en la prestación de servicios de enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación.
  • Los utilizados por sus fabricantes en la realización de pruebas, ensayos, demostraciones o en la promoción de ventas.
  • Los utilizados en los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.
  • Los utilizados en servicios de vigilancia.

El grado de utilización en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional deberá acreditarse por el sujeto pasivo por cualquier medio de prueba admitido en derecho. No será medio de prueba suficiente la declaración-liquidación presentada por el sujeto pasivo ni la contabilización o inclusión de los correspondientes bienes de inversión en los registros oficiales de la actividad empresarial o profesional. Por ello, a priori, parece complicado demostrar ante la Administración un mayor grado de afectación al establecido en la normativa.

¿Y el IVA soportado en la adquisición de los gastos asociados a su empleo como son el combustible, reparaciones, parking, peaje, etc.?

En cuanto a la deducibilidad de las cuotas de IVA soportadas en la adquisición de los gastos necesarios para la utilización de los bienes de inversión, no se aplican las presunciones de afectación del 50% o del 100% anteriormente mencionadas.

En relación a este asunto, la Dirección General de Tributos se ha manifestado en diversas ocasiones, como por ejemplo, en la Consulta Vinculante V2475-12, donde se establece que las cuotas soportadas en la adquisición de los gastos necesarios para la utilización de los bienes de inversión serán deducibles siempre que su consumo se afecte al desarrollo de la actividad empresarial o profesional del sujeto pasivo y en la medida en que vaya a utilizarse previsiblemente en el desarrollo de dicha actividad económica. Es decir, estos gastos serán deducibles en la medida en que se usen para la actividad, e igualmente corresponderá al sujeto pasivo probar el uso efectuado atendiendo a criterios lógicos y justificados.

¿Es deducible en el IRPF el gasto por amortización de un vehículo así como los gastos asociados a su empleo como son el combustible, reparaciones, parking, peaje, etc.?

Las reglas de afectación de elementos patrimoniales a actividades económicas en el IRPF y en el IVA son diferentes. En el caso de los vehículos, en el IVA existe la presunción legal de que es deducible el IVA soportado al 50% con independencia de su posible uso mixto, lo que no es aplicable en el IRPF.

Para la deducción de los gastos derivados de la adquisición, mantenimiento o utilización de un vehículo turismo, la Ley 35/2006 del IRPF exige que éste tenga la consideración de elemento patrimonial afecto a la actividad, lo cual supone que sea utilizado de forma exclusiva en dicha actividad.

Por tanto, cuando se trate de vehículos turismo y sus remolques, ciclomotores, y motocicletas, no cabe la afectación parcial o uso alternativo, aunque su uso privativo sea notoriamente irrelevante y se produzca en horas o días inhábiles en los que se interrumpa la actividad. Esto implica que a efectos de deducibilidad de los gastos del vehículo tales como el gasto por amortización, las reparaciones y el carburante, no serán deducibles en el IRPF. (Consulta Vinculante V0099-14 DGT).

Existen excepciones que coinciden con las contempladas en la Ley del IVA anteriormente mencionadas, en cuyos casos, al considerar la Administración que se trata de elementos afectos al 100%, se podrá deducir el gasto en el mismo porcentaje. Se trata de vehículos industriales (furgonetas, camiones), taxis, autobuses, vehículos de autoescuelas o de agentes comerciales y vehículos de alquiler.

En ASELEC asesoría y abogados, hacemos un estudio previo y justificado legalmente sobre la deducibilidad de los gastos que puedan estar relacionados con el desarrollo de su actividad en concreto y, en especial, de aquellos que despiertan cierta controversia como son los del vehículo. Contacte con nosotros.

 

Silvana Ricci

Economista
Dpto. Fiscal-Contable
Aselec, asesoría y abogados.