Entradas

deduccion-por-inversion-en-idi

DEDUCCIÓN POR INVERSIÓN EN I+D+i

¿ES EMPRESARIO Y QUIERE INVERTIR EN UN INNOVADOR PROYECTO EMPRESARIAL? ¿CONOCE LA DEDUCCIÓN POR INVERSIÓN EN I+D+i EN EL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES? 

En numerosas ocasiones, habrá escuchado el término I+D+i y las ventajas fiscales que supone invertir en este tipo de actividades, pero quizás no tenga claro en que consiste exactamente y qué beneficios podría obtener en su sociedad si decidiera iniciar un nuevo proyecto que supusiera este tipo de inversión.

A continuación, explicamos qué se incluye en este tipo de actividades, así como los requisitos para aplicar la deducción correspondiente en el Impuesto sobre Sociedades.

 I+D+i :Investigación, Desarrollo e Innovación Tecnológica

En primer lugar, vamos a definir el concepto I+D+i, o lo que es lo mismo, Investigación, Desarrollo e Innovación Tecnológica, tal y como lo define el artículo 35 de la Ley 27/2014, que regula el Impuesto sobre Sociedades:

“a) Investigación es la indagación original y planificada que persigue descubrir nuevos conocimientos y una superior comprensión en el ámbito científico o tecnológico. 

b) Desarrollo es la aplicación de los resultados de la investigación o de cualquier otro tipo de conocimiento científico para la fabricación de nuevos materiales o productos o para el diseño de nuevos procesos o sistemas de producción, así como para la mejora tecnológica sustancial de materiales, productos o procesos preexistentes. 

c) Se considera “innovación tecnológica” la actividad cuyo resultado es un avance tecnológico en la obtención de nuevos productos o de nuevos procesos de producción; la obtención de mejoras sustanciales de productos o procesos preexistentes.”

El objetivo de estas actividades debe ser la búsqueda de nuevos productos o de nuevos procedimientos industriales que supongan una novedad o cambio sustancial del producto o proceso.

El principal beneficio fiscal que proporciona la realización de este tipo de actividades es la posibilidad de aplicar, en el impuesto sobre sociedades, la deducción en cuota de un determinado porcentaje de los gastos que se abonen por estos conceptos.

Le interesa

BASES Y PORCENTAJES DE DEDUCCIÓN EN EL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES

En el caso de realizar actividades de Investigación y Desarrollo (I+D), la base de deducción en el Impuesto sobre Sociedades está constituida por el total de gastos que estén directamente relacionados con la nueva actividad o proyecto. 

El porcentaje de deducción aplicable a los gastos de investigación y desarrollo es del 25%.

Entre estos gastos se incluyen las amortizaciones de los bienes afectos a estas actividades y las inversiones en inmovilizado (salvo los edificios y terrenos), debiendo siempre descontar de los mismos las posibles subvenciones recibidas para dicha actividad. 

En el caso de que la investigacion o desarrollo se encargara a un tercero, la base de deducción será la cantidad pagada para su realización.

En el caso de realizar actividades de Innovación Tecnológica (i), los gastos que forman parte de la base de deducción serán los abonados por actividades de diagnostico tecnológico, diseño industrial, patentes, licencias, etc. 

El porcentaje de deducción aplicable a los gastos en innovación tecnológica es del 12%.

Hay que tener en cuenta que para que las nuevas actividades desarrolladas por el contribuyente se consideren como I+D+i a efectos del impuesto sobre sociedades, deben suponer una mejora sustancial del producto o proceso, aunque no se exige el éxito del proyecto, ni la finalización del mismo para aplicar la deducción.

OTRAS VENTAJAS PARA SU EMPRESA

Ademas de la principal ventaja fiscal expuesta anteriomente, estas actividades pueden optar a otros beneficios como, por ejemplo, a la aplicación de ciertas bonificaciones en el pago de la cuota empresarial de la seguridad social en la contratación de personal calificado como investigador o la posibilidad de solicitar subvenciones públicas que le ayuden en su nuevo proyecto empresarial. 

Desde ASELEC Asesoría y Abogados, le apoyaremos en su nuevo proyecto empresarial mediante un estudio de viabilidad proporcionándole ampliamente toda la información que necesita para su desarrollo. Desde el departamento Fiscal, nos ponemos a su disposición para analizar su caso concreto y ayudarle a minimizar el coste fiscal de sus operaciones. No dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

 

Marga Velasco.

Dpto. Fiscal-Contable.

ASELEC Asesoría y Abogados

ventajas-de-crear-una-sociedad-cooperativa

VENTAJAS DE CREAR UNA SOCIEDAD COOPERATIVA

¿CONOCE LAS VENTAJAS DE CREAR UNA SOCIEDAD COOPERATIVA?

Cuando varios profesionales o trabajadores desean unir sus esfuerzos y metas para formar una sociedad y poner en común sus conocimientos profesionales, surge la duda de cuál es la mejor forma jurídica para constituir ésta.

Una de las opciones más ventajosas es crear una sociedad cooperativa, regulada a través de la Ley General de Cooperativas, Ley 27/1999, de 16 de julio.

Pero, ¿Qué es una sociedad cooperativa de trabajo asociado? 

Es aquella en las que varias personas se asocian de manera voluntaria para la realización de actividades empresariales, encaminadas a la satisfacción de sus necesidades, así como la obtención de beneficios mediante la organización en común de la producción de bienes o servicios.

Existen dos tipos de sociedades cooperativas:

  • Cooperativas de primer grado: En este tipo de cooperativa, los socios pueden ser personas físicas o jurídicas. Ejemplos de este tipo de cooperativas serían: cooperativas de viviendas, cooperativas sanitarias y cooperativas de enseñanza.
  • Cooperativas de segundo grado: Los socios de esta cooperativa son otras cooperativas. Los socios de las cooperativas de segundo grado no pueden ser personas físicas, sino que deben ser personas jurídicas.

Se ajustará en su estructura y funcionamiento a los siguientes principios:

  • Adhesión voluntaria y abierta.
  • Gestión democrática por parte de los socios.
  • Autonomía e independencia.
  • Educación, formación e información.
  • Cooperación entre sociedades cooperativas.
  • Interés por la Comunidad.

Le interesa

Características de una sociedad cooperativa 

  • La sociedad se constituye mediante escritura pública y debe ser inscrita en el Registro de Sociedades Cooperativas.
  • Deberán estar integradas por, al menos, tres socios, en una sociedad cooperativa de primer grado e integradas por, al menos, dos sociedades cooperativas, en las sociedades cooperativas de segundo grado.
  • Los Estatutos sociales deberán fijar el capital social mínimo con el que puede constituirse y funcionar la sociedad cooperativa (no se exige un mínimo de capital para constituir la sociedad), y que estará totalmente desembolsado en el momento de su constitución.
  • La responsabilidad será limitada a la aportación de cada socio y el importe total de las aportaciones de cada socio no podrá exceder de un tercio del capital social (en las cooperativas de primer grado), para cooperativas de segundo grado, se estará a lo que dispongan los Estatutos sociales o acuerde la Asamblea General.
  • Se podrá realizar contrataciones de trabajadores asalariados siempre y cuando el número de horas realizadas por éstos no supere el 30% del total horas al año realizadas por los socios trabajadores.

Ventajas de una sociedad cooperativa

  • Existe la posibilidad de cobrar el Pago Único de la Prestación por desempleo, en el caso de que alguno (o todos) de los socios tuviera derecho a cobrar la prestación por desempleo. Cobraría la prestación de una sola vez, si justifica ese importe como aportación a la Sociedad o en gastos de las cotizaciones en la Seguridad Social.
  • Es habitual que cada Comunidad Autónoma apruebe ayudas y subvenciones anualmente para ayudar en el caso de ampliaciones de capital, contrataciones, etc. de este tipo de sociedades.
  • Se benefician de diversas bonificaciones y beneficios en el Impuesto de Sociedades (Ley 20/1990 sobre Régimen Fiscal de las Cooperativas.)
  • En cuanto al encuadramiento de los socios trabajadores en Seguridad Social podrán optar entre:
    • Asimilar a sus socios a los trabajadores por cuenta ajena (sin cotizar por desempleo ni FOGASA), incorporándolos al Régimen General de la Seguridad Social. 
    • Incorporarse al Régimen Especial de Trabajadores Autónomo (RETA) podrán beneficiarse de las bonificaciones de la Tarifa Plana si reúnen los requisitos. Gran ventaja con respecto al restos de sociedades mercantiles que no gozan de este gran beneficio. La opción por el RETA deberá realizarse en los estatutos de la misma y deberá alcanzar a TODOS los socios trabajadores de la misma.

La opción de uno u otro Régimen sólo podrá modificarse mediante reforma de los estatutos y siempre que hubieran transcurrido cinco años como mínimo desde la última opción.

Respecto a los autónomos, en la Ley 6/2017 de 24 octubre de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, en su artículo 3.6, se indica a este respecto: “ Lo previsto en el presente artículo resultará de aplicación aun cuando los beneficiarios de esta medida, una vez iniciada su actividad, empleen a trabajadores por cuenta ajena”, por lo que no perderían la bonificación al contratar trabajadores.

Un ejemplo de sociedad cooperativa

Pondremos un ejemplo para clarificar todo lo expuesto anteriormente:

Tres personas dedicadas al sector del automóvil deciden asociarse y constituir una sociedad, deciden aportar cada uno 300€ y además cada uno aporta herramientas, local y maquinaria necesarias para el desarrollo de la actividad.

Además, uno de ellos tiene menos de 30 años, nunca ha estado de alta en RETA y acaban de despedirlo de una empresa en la que llevaba más de 6 años trabajando, con lo cual, tiene derecho a la prestación por desempleo, por lo que decide solicitar el Pago único y utilizar todo el importe de la prestación para las participaciones adquiridas de la sociedad y sufragar el gasto de cotización mensual de Seguridad Social.

Los dos trabajadores restantes tienen más de 30 años y nunca han estado de alta como autónomos en Seguridad Social (RETA).

Deciden estar de alta en RETA, ya que les resulta mucho más ventajoso que Régimen General ya que pueden optar a los beneficios de la tarifa plana.

Teniendo en cuenta estos beneficios, las cuotas a pagar serían las siguientes:

  • Primeros 12 meses: la cuota sería de 50€ mensuales
  • Mes 13 al mes 18: bonificación del 50% quedando la cuota mensual de 139€
  • Mes 19 al 24: bonificación del 30% quedando la cuota mensual de 195€

Además, para el socio menor de 30 años:

  • Mes 25 al mes 36: bonificación del 30% quedando la cuota mensual de 195€

Para resolver cualquier duda acerca de esta forma de asociación empresarial no dude en ponerse en contacto con nosotros. Estaremos encantados de asesorarle.

 

Emilia Espín.

Graduado Social

Dpto. Laboral-Jurídico

ASELEC, asesoría y abogados.