Entradas

confirming-aselec-gastos

¿PUEDO RECLAMAR A MI DEUDOR LOS GASTOS DE CONFIRMING?

Hoy en día, resulta muy habitual que las empresas, en sus relaciones comerciales, hagan uso de sistemas financieros para la gestión del cobro anticipado de sus facturas.

Uno de ellos, es el llamado confirming.  Dicho sistema deriva en una ventaja para la empresa obligada al cobro, aunque para el proveedor supone unos costes que ha de asumir. Veamos en que consiste.

EL CONFIRMING

El confirming es un sistema de gestión de cobros, que no de deudas, en virtud del cual, una empresa encomienda, generalmente a una entidad financiera, el pago de las facturas a proveedores de manera anticipada a su fecha de vencimiento. De esta manera, el acreedor no genera deuda y el proveedor no necesita esperar a la fecha de vencimiento de las facturas para su cobro, si no que puede hacerlas efectivas en cualquier momento.

LOS GASTOS DEL ACREEDOR EN EL CONFIRMING

Pero, ¿qué gastos tiene que soportar el acreedor para beneficiarse de este sistema?

Como decíamos, para la empresa acreedora la ventaja de cobrar anticipadamente supone un gasto que, en muchas ocasiones, no resulta baladí, pues el hecho de adherirse a este sistema de pagos va a suponer que la entidad financiera nos cobre una comisión sobre el importe de la factura además de un tipo de interés.

Aunque, en un primer momento nos pueda parecer un gasto mínimo si se trata de una factura únicamente, dicho gasto ha de tenerse presente a la hora de hacer uso del confirming puesto que, cuando nos encontramos ante una relación comercial constante con nuestro deudor y, máxime, cuando se trate de facturas de cuantía elevada, dichas comisiones e intereses pueden suponer un gasto importante para nuestra empresa.

Ahora bien, ¿puedo repercutir tales gastos a mi deudor? la respuesta es negativa.

La jurisprudencia viene considerando este sistema como un sistema al que su adhesión resulta voluntaria, por lo que, desde el momento de dicha adhesión, se consideran asumidos los gastos que ello conlleve, sin que dichos gastos puedan ser encuadrados y por tanto, reclamados, en concepto de los gastos por gestión de cobro que prevé la Ley 3/2004, de lucha contra la morosidad, en los que únicamente se pueden encuadrar, además del coste fijo de 40 € por factura cuyo pago se reclama, los gastos ocasionados por la intervención de abogado y procurador para el cobro de la misma. 

De esta manera, a pesar de que el confirming puede constituir una vía de escape para las empresas que tienen facturas pendientes de cobro cuando su deudor ha fijado un plazo de vencimiento de las mismas elevado, obteniendo así un cobro casi inmediato, hay que estudiar con atención los gastos que pueden conllevar para nuestra empresa pues, en ocasiones, podría ocasionar un elevado coste. 

Le puede interesar

Por todo ello, a la hora de decidir aceptar el sistema de confirming como sistema de cobro anticipado de facturas, lo mejor es pedir asesoramiento profesional a fin de estudiar los costes que ello conllevaría para tu empresa, teniendo en cuenta que dichos costes no van a poder ser reclamados al deudor.

Si no cuenta con un abogado de empresa, ASELEC asesoría y abogados dispone de  un equipo de letrados especializados en distintas áreas jurídicas que le ayudarán,  realizando tanto la labor de asesoramiento jurídico preventivo, como la de representación ante los Tribunales de Justicia, bien a personas físicas como jurídicas. Contacte con nosotros HOY.

Estefanía Belchí Poveda

Abogada

Aselec, asesoría y abogados

pago-a-cuenta-o-pago-fraccionado-impuesto-sociedades-aselec

PAGO A CUENTA O PAGO FRACCIONADO DEL IMPUESTO DE SOCIEDADES

¿POR QUÉ MODALIDAD DE PAGO DEBO OPTAR?

Durante el mes de febrero las empresas obligadas a realizar el pago a cuenta del Impuesto de Sociedades tienen la opción de cambiar de modalidad, optando por aquella que mejor se ajuste a las circunstancias actuales o futuras de su empresa.

A lo largo de este artículo vamos a analizar las dos modalidades de pago existentes y las consideraciones a tener en cuenta para optar por una u otra. También veremos cuáles son los modelos correspondientes y plazos de presentación.

Le interesa

MODELOS Y PLAZOS DEL IMPUESTO DE SOCIEDADES

Existen dos modelos de declaración de pagos fraccionados, el modelo 202 aprobado por Orden HAP/2055/2012, de 28 de septiembre, que se utilizará con carácter general (incluidas las grandes empresas) y el modelo 222 aprobado por Orden EHA/1721/2011, de 16 de junio, que se utilizará por las entidades que tributan en régimen consolidado. Asimismo debe tenerse en cuenta lo dispuesto en la Orden HAP/2194/2013, de 22 de noviembre, por la que se regulan los procedimientos y las condiciones generales para la presentación de determinadas autoliquidaciones y declaraciones informativas de naturaleza tributaria.

Tienen la consideración de gran empresa aquellas entidades cuyo importe neto de la cifra de negocios sea superior a 6 millones de euros durante los doce meses anteriores a la fecha en que se inicie el período impositivo al que corresponda el pago fraccionado. Tales entidades se encuentran obligadas, en todo caso, a presentar el modelo 202, aun cuando no resulte una cantidad a ingresar.

Tratándose de entidades que no tengan la consideración de gran empresa, únicamente estarán obligadas a presentar el modelo 202 cuando el resultado de la autoliquidación sea una cantidad a ingresar.

La presentación del modelo 222 también será obligatoria incluso en el supuesto de que no resulte una cantidad a ingresar.

En cuanto a los plazos de presentación del modelo 202 ó 222, son tres los pagos a realizar durante el año. Estos se efectuarán, durante los primeros 20 días naturales de los meses de abril, octubre y diciembre.

Le interesa

MODALIDADES DEL PAGO A CUENTA DEL IMPUESTO DE SOCIEDADES

Hay dos modalidades para efectuar el pago fraccionado, bien tomando la cuota íntegra correspondiente al último período impositivo (Artículo 40.2) o bien sobre la base imponible del impuesto (Artículo 40.3)

  • Modalidad (artículo 40.2 LIS): El importe del pago fraccionado es un porcentaje, en este caso del 18% de la cuota íntegra correspondiente al último período impositivo cuyo plazo reglamentario de declaración estuviese vencido el día uno de los citados meses de abril, octubre y diciembre.

La base sobre la que se aplica este porcentaje es la cuota íntegra minorada en:

Las deducciones, las bonificaciones, las retenciones e ingresos a cuenta correspondientes a ese período impositivo.

Si el resultado anterior es cero o negativo, no existe obligación de presentar la declaración.

Cuando el último período impositivo concluido sea de duración inferior al año, se tomará también en cuenta la parte proporcional de la cuota de períodos impositivos anteriores, hasta completar un período de 12 meses.

  • Modalidad (artículo 40.3 LIS): Se puede optar por una segunda alternativa regulada en el art. 40.3 LIS al realizar el pago fraccionado distinta de la expuesta anteriormente, siendo el plazo para realizar dichos pagos, igualmente, dentro de los 20 primeros días naturales de abril, octubre y diciembre del año.

Estarán obligados a aplicar esta segunda modalidad los contribuyentes cuyo importe neto de la cifra de negocios haya superado la cantidad de 6 millones de euros durante los 12 meses anteriores a la fecha en que se inicie el período impositivo al que corresponda el pago fraccionado.

En estos supuestos, el pago fraccionado será a cuenta de la liquidación correspondiente al período impositivo que esté en curso el día anterior al inicio de cada uno de los citados períodos de pago.

Como se ha indicado anteriormente, el Real Decreto-ley 2/2016 introdujo para esta modalidad del pago fraccionado dos importantes modificaciones, que resultaron aplicables a los contribuyentes cuyo importe neto de la cifra de negocios en los 12 meses anteriores al inicio del período impositivo hubiera sido al menos 10 millones de euros y que consisten en el incremento del porcentaje del pago fraccionado y el establecimiento de un importe mínimo.

El porcentaje se calcula multiplicando por 5/7 el tipo de gravamen de la entidad y, en su caso, el resultado se redondea por defecto. De esta forma, para un tipo de gravamen general del 25%, el porcentaje del pago fraccionado será el 17% (25 x 5/7).

No obstante, tratándose de contribuyentes cuyo importe neto de la cifra de negocios en los 12 meses anteriores al inicio del período impositivo haya sido al menos 10 millones de euros, la cuantía del pago fraccionado, sin perjuicio del importe mínimo, será el resultado de aplicar a la base imponible del impuesto determinada de acuerdo con las normas de la ley, el porcentaje que resulte de multiplicar por diecinueve veinteavos (19/20) el tipo de gravamen del impuesto sobre sociedades a que este sometida la entidad redondeado por exceso.

Dicha base es la parte de base imponible de los 3, 9 u 11 primeros meses de cada año natural, deduciendo las bonificaciones que les sean de aplicación al contribuyente, las retenciones e ingresos a cuenta practicados sobre los ingresos del contribuyente, así como los pagos fraccionados efectuados. No se consideran las deducciones que se hayan generado en el período por la realización de determinadas actividades.

Para la determinación de la base imponible aplicable al pago fraccionado, no se tendrá en cuenta la reducción por reserva de capitalización a que se refiere el art. 25 LIS, ya que la misma se corresponde con un incremento de los fondos propios, para cuya determinación resulta imprescindible que se haya producido el cierre del ejercicio. No obstante, sí se podrá aplicar, en la determinación de la base imponible a efectos del pago fraccionado, las cantidades pendientes de aplicación de la reducción por reserva de capitalización que, conforme al art. 25.1 LIS, puedan aplicarse en los 2 años inmediatos y sucesivos.

Si decide optar por esta modalidad de pago, deberá presentar la correspondiente declaración censal, durante el mes de febrero del año natural a partir del cual deba surtir efectos, siempre y cuando el período impositivo a que se refiera la citada opción coincida con el año natural. En el caso en el que el inicio del periodo impositivo no coincida con el año natural, el ejercicio de la opción deberá realizarse en la correspondiente declaración censal, durante el plazo de 2 meses a contar desde el inicio de dicho período impositivo o dentro del plazo comprendido entre el inicio de dicho período impositivo y la finalización del plazo para efectuar el primer pago fraccionado correspondiente al referido período impositivo cuando este último plazo fuera inferior a 2 meses.

Por último comentar que, para aquellas entidades que pierdan la condición de gran empresa, en la que es obligatoria la modalidad del apartado 3 del artículo 45 TRLIS, los pagos fraccionados se realizan de acuerdo con el régimen general, salvo que expresamente se opte por la modalidad del apartado tercero. 

Si no está obligado a presentar los pagos fraccionados por la modalidad del artículo 40.3, pero tampoco tiene claro qué modalidad se ajusta mejor a su plan de negocio, no dude en contactar con ASELEC Asesoría y abogados, estaremos encantados de guiarle en su toma de decisiones. 

Inma Teruel

Economista

Dpto. Fiscal y Contable

ASELEC Asesoría y Abogados

limitacion-pagos-en-efectivo

LIMITACIÓN DE LOS PAGOS EN EFECTIVO

¿Conoce el límite aplicable a los pagos en efectivo cuando se actúa en calidad de empresario o profesional?

El artículo 7 de la Ley 7/2012, de 29 de octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude, establece la limitación de pagos en efectivo respecto de determinadas operaciones.

En particular, se establece que no podrán pagarse en efectivo las operaciones, en las que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera.

No obstante, el citado importe será de 15.000 euros o su contravalor en moneda extranjera cuando el pagador sea una persona física que justifique que no tiene su domicilio fiscal en España y no actúe en calidad de empresario o profesional.

A efectos del cálculo de las cuantías indicadas, se sumarán los importes de todas las operaciones o pagos en que se haya podido fraccionar la entrega de bienes o la prestación de servicios.

¿Qué se entiende por “pagos en efectivo”?

Se entenderá por efectivo los medios de pago definidos en el artículo 34.2 de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo. En particular, se incluyen:

  • El papel moneda y la moneda metálica, nacionales o extranjeros.
  • Los cheques bancarios al portador denominados en cualquier moneda.
  • Cualquier otro medio físico, incluidos los electrónicos, concebido para ser utilizado como medio de pago al portador.

Respecto de las operaciones que no puedan pagarse en efectivo, los intervinientes en las operaciones deberán conservar los justificantes del pago, durante el plazo de cinco años desde la fecha del mismo, para acreditar que se efectuó a través de alguno de los medios de pago distintos al efectivo. Asimismo, están obligados a aportar estos justificantes a requerimiento de la Agencia Tributaria.
Esta limitación no resultará aplicable a los pagos e ingresos realizados en entidades de crédito.

¿Existen sanciones aplicables al incumplimiento de estas limitaciones?

El incumplimiento de las limitaciones a los pagos en efectivo mencionadas es constitutivo de infracción administrativa.

Así, serán sujetos infractores tanto las personas o entidades que paguen como las que reciban total o parcialmente cantidades en efectivo incumpliendo la limitación indicada. Tanto el pagador como el receptor responderán de forma solidaria de la infracción que se cometa y de la sanción que se imponga. La Agencia Tributaria podrá dirigirse indistintamente contra cualquiera de ellos o contra ambos.
Estas infracciones son calificadas por la normativa reguladora como graves.

La base de la sanción será la cuantía pagada en efectivo en las operaciones de importe igual o superior a 2.500 euros o 15.000 euros, o su contravalor en moneda extranjera, según se trate de uno u otro de los supuestos anteriormente mencionados.

La sanción consistirá en multa pecuniaria proporcional del 25% de la base de la sanción.

Esta acción no dará lugar a responsabilidad por infracción respecto de la parte que intervenga en la operación cuando denuncie ante la Agencia Tributaria, dentro de los tres meses siguientes a la fecha del pago efectuado en incumplimiento de la limitación, la operación realizada, su importe y la identidad de la otra parte interviniente. La denuncia que pudiera presentar con posterioridad la otra parte interviniente se entenderá por no formulada.

La presentación simultánea de denuncia por ambos intervinientes no exonerará de responsabilidad a ninguno de ellos.
La infracción mencionada prescribirá a los cinco años, que comenzarán a contarse desde el día en que la infracción se hubiera cometido. La sanción derivada de la comisión de la infracción prescribirá a los cinco años, que comenzarán a contarse desde el día siguiente a aquel en que adquiera firmeza la resolución por la que se impone la sanción.

Si tiene alguna duda acerca de este tema o cualquier otro relativo a las obligaciones o limitaciones como empresario o necesita ampliar esta información, no dude en contactar con nosotros. Estaremos encantados de ayudarle. Contacte con nosotros aquí.

 

Silvana Ricci
Economista
Dpto. Fiscal-Contable
ASELEC, asesoría y abogados.

calculo-pago-fraccionado-atribucion-rentas-ASELEC

CÁLCULO DEL PAGO FRACCIONADO EN LAS COMUNIDADES DE BIENES

CÁLCULO DEL PAGO FRACCIONADO EN LAS COMUNIDADES DE BIENES.

Hoy  analizamos el tema del pago fraccionado del IRPF en las comunidades de bienes a través del siguiente  SUPUESTO PRÁCTICO:

Juan y Gonzalo son dos socios ejerciendo una actividad económica relativa a un asesoramiento de consulting y para ello han creado una comunidad de bienes. A su vez desarrollan la misma actividad de manera individual estando el 100% de los ingresos de su actividad sujetos a retención. ¿Estarán obligados a realizar pagos fraccionados sobre los rendimientos de la actividades que se deriven del ejercicio de su actividad profesional desarrollada tanto de forma individual, como a través de la comunidad de bienes?.

 

RESPUESTA

Los contribuyentes que desarrollen actividades profesionales no estarán obligados a efectuar pago fraccionado en relación con las mismas si, en el año natural anterior, al menos el 70 por ciento de los ingresos de la actividad fueron objeto de retención o ingreso a cuenta (art. 109.2).

El pago fraccionado correspondiente a los rendimientos de actividades económicas obtenidos por entidades en régimen de atribución de rentas se efectuará por cada uno de los socios, comuneros o partícipes, en proporción a su participación en el beneficio de la entidad .

En consecuencia, si en el año natural anterior al menos el 70 por ciento de los ingresos de la actividad profesional desarrollada por los socios (tanto los derivados de la actividad profesional que ejerce directamente y como los que le fueron atribuidos por la sociedad civil) hubiesen sido objeto de retención o ingreso a cuenta, estos no deberán cumplir con la obligación de efectuar el pago fraccionado a que se refiere el artículo 109 del RIRPF, respecto de la totalidad de los rendimientos derivados del ejercicio de su actividad profesional (tanto los derivados de la actividad profesional que ejerce directamente y como los que le fueron atribuidos por la sociedad civil).

En el supuesto de que no resultase de aplicación la excepción prevista en el artículo 109.2 del RIRPF, deberán presentar un único modelo 130 por la totalidad de los rendimientos procedentes de todas las actividades económicas del consultante, con independencia de que se ejerzan directamente o por medio de una entidad en régimen de atribución de renta

 

NORMATIVA APLICADA RD 439/2007 de 30 Mar. (Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y modificación del Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones) art. 109; art. 110

También puede interesarle

pagos-fraccionados-impuesto-sociedades-aselec

PAGOS FRACCIONADOS DEL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES

¿Qué son los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades? ¿Cómo se calculan? ¿Cuándo se realizan? Estas son las preguntas más comunes sobre los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades. En este artículo damos todas las respuestas y aclaraciones.

Los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades son pagos a cuenta de la liquidación del impuesto del ejercicio corriente. Los contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades (por lo general, las entidades residentes en España y los establecimientos permanentes) deben efectuar como máximo 3 pagos fraccionados, durante los primeros veinte días naturales de los meses de abril, octubre y diciembre de cada año.

Aunque no todas las entidades están obligadas a efectuarlos. Como por ejemplo no lo están, las sociedades de inversión de capital variable, los fondos de inversión o las agrupaciones de interés económico españolas y UTE’s acogidas al régimen fiscal especial, en las que el porcentaje de participación de las mismas, en su totalidad, corresponda a socios o miembros residentes en territorio español.

Hay dos modalidades para efectuar los pagos fraccionados:

1.- Modalidad aplicable con carácter general (art. 40.2 LIS).

Se toma como base de cálculo la cuota íntegra del último período impositivo cuyo plazo de declaración estuviese vencido y sobre ésta se aplica un porcentaje del 18%.

2.- Modalidad   opcional (art. 40.3 LIS).

En este caso, se toma como base para el cálculo la base imponible del período de los tres, nueve u once primeros meses de cada año natural.

Con carácter general, el importe a del pago fraccionado será el resultado de aplicar a la base imponible del impuesto el porcentaje que resulte de multiplicar por cinco séptimos el tipo de gravamen del Impuesto sobre Sociedades a que esté sometida la entidad redondeado por defecto. De esta forma, para un tipo de gravamen general del 25%, el porcentaje del pago fraccionado será el 17% (25 x 5/7).

En el caso de entidades cuyo importe neto de la cifra de negocios del ejercicio anterior al período impositivo haya sido al menos de 10 millones de euros, el porcentaje se calculará multiplicando 19/20 el tipo de gravamen de la entidad y, en su caso, el resultado se redondea por exceso. Así, para el tipo de gravamen general del 25% el porcentaje a tomar para calcular el importe de los pagos fraccionados es el 24% (25 x 19/20).

La normativa obliga a acogerse a ésta última modalidad a aquellos contribuyentes:

  • Cuyo importe neto de la cifra de negocios haya superado la cantidad de 6 millones de euros durante los 12 meses anteriores a la fecha en que se inicie el periodo impositivo al que corresponda el pago fraccionado.
  • Que se acojan al Régimen de las Entidades Navieras en Función del Tonelaje.

 El resto de entidades pueden escoger entre una u otra modalidad mediante la correspondiente declaración censal, durante el mes de febrero del año natural a partir del cual deba surtir efectos, siempre y cuando el período impositivo a que se refiera la citada opción coincida con el año natural. En caso de que el periodo impositivo no coincida con el año natural, se presentará la declaración censal durante el plazo de dos meses a contar desde el inicio de dicho período impositivo o dentro del plazo comprendido entre el inicio del período impositivo y la finalización del plazo para efectuar el primer pago fraccionado correspondiente al referido período impositivo cuando es último plazo fuera inferior a 2 meses.

La modalidad del pago fraccionado escogida quedará vinculada al contribuyente hasta la renuncia a su aplicación a través de la correspondiente declaración censal que deberá realizarse en los mismos plazos establecidos en el párrafo anterior.

 

Desde ASELEC recomendamos a los contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades, el estudio de sus previsiones para determinar la modalidad del pago fraccionado que mejor se ajuste a su planificación fiscal. Le ayudaremos a realizar esta previsión, contacte con nosotros.

 

 

Nerea Montesinos

Economista
Dpto. Fiscal-Contable
Aselec, asesoría y abogados

 

 

 

AUTONOMOS-RETENCION-PAGOS-FRACCIONADOS-aCUENTA-IRPF

RETENCIÓN Y PAGOS FRACCIONADOS A CUENTA DEL IRPF

Conocer cuándo existe la obligación de practicar una retención a su facturación y cuándo se deben efectuar pagos fraccionados a cuenta del IRPF, es una de las cuestiones más frecuentes cuando un empresario o profesional autónomo inicia su actividad.

¿En qué consiste la práctica de las retenciones y los pagos fraccionados a cuenta del IRPF?

Se trata de un mecanismo a través del cual se anticipan cantidades a la Administración Tributaria, bien por el propio contribuyente obligado a realizar pagos fraccionados, o bien por un tercero (pagador) en concepto de retenedor, durante el período impositivo, a cuenta del importe final a ingresar en la declaración anual del IRPF, en la que se deducirán las retenciones y pagos fraccionados realizados.

Las retenciones y pagos fraccionados a cuenta del IRPF cumplen una triple misión; en primer lugar, procuran financiación a la Administración Tributaria de un modo regular en el tiempo, además, facilitan al contribuyente el pago de la cuota del correspondiente tributo, dado pueden distribuir su importe a lo largo del periodo impositivo y, por último, permiten el control de las rentas sobre las que se practican dichas retenciones y pagos fraccionados.

¿Cuándo está sometida a retención la facturación de un autónomo?

Ante todo, cuando un emprendedor inicia un proyecto empresarial, resulta imprescindible determinar el tipo de actividad que va a desarrollar, lo que  viene determinado por las Tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE).

Los autónomos dedicados a actividades profesionales, agrícolas, ganaderas y forestales, así como algunas actividades el Régimen de Estimación Objetiva deben aplicar los siguientes porcentajes de retención en su facturación:

Actividad económica

Porcentaje de retención aplicable

Actividades profesionales (art. 101.5.a. LIRPF)

15%

Determinadas actividades profesionales como los recaudadores municipales o  mediadores de seguros (art. 101.5.a LIRPF y 95.1 RIRPF)

7%

Profesionales de nuevo inicio (art. 101.5.a LIRPF y 95.1 RIRPF) Durante el año de inicio de la actividad y los dos siguientes podrán practicar

7%

Actividades agrícolas y ganaderas en general (art. 95.4 RIRPF)

2%

Actividades ganaderas de engorde de porcino y avicultura (art. 95.4 RIRPF)

1%

Actividades forestales (art. 95.5 RIRPF)

2%

Determinadas actividades empresariales en el Régimen de Estimación Objetiva (art. 95.6 RIRPF)

1%

Rendimientos del art. 75.2.b: cesión derecho de imagen (art. 101.1 RIRPF)

24%

Rendimientos del art. 75.2.b) resto de conceptos (art. 101.2 RIRPF)

19%

¿Cuándo y cómo se deben efectuar pagos fraccionados a cuenta del IRPF?

Los contribuyentes que determinen su rendimiento neto por el Régimen de Estimación Directa, (normal o simplificada), deberán realizar cuatro pagos fraccionados trimestrales a cuenta del IRPF mediante la presentación del modelo 130 en los plazos siguientes: los tres primeros trimestres, entre el 1 y el 20 de los meses de abril, julio y octubre, y el cuarto trimestre entre el 1 y el 30 del mes de enero del año siguiente.

Pagos fraccionados en Actividades profesionales y/o actividades agrícolas, ganaderas o forestales

Los contribuyentes que desarrollen actividades profesionales y/o actividades agrícolas, ganaderas o forestales, no están obligados a efectuar pagos fraccionados si en el año natural anterior al menos el 70% de los ingresos de su explotación o actividad (excluidas indemnizaciones y subvenciones en el caso de actividades agrícolas, ganaderas y forestales) fueron objeto de retención o ingreso a cuenta.

Durante el primer año de actividad, para calcular el porcentaje indicado, se tendrán en cuenta los ingresos objeto de retención o ingreso a cuenta en cada período trimestral al que se refiere el pago fraccionado.

El importe de cada uno de los pagos fraccionados se calculará de la siguiente manera:

  • Actividades empresariales: en general, se aplica el 20% del rendimiento neto obtenido desde el inicio del año hasta el último día del trimestre al que se refiera el pago. De la cantidad resultante se deducirán los pagos fraccionados que habría correspondido ingresar por los trimestres anteriores del mismo año.
  • Actividades profesionales: se aplica el 20% del rendimiento neto, desde el inicio del año hasta el último día del trimestre al que se refiere el pago. De la cantidad resultante se deducirán los pagos fraccionados ingresados por los trimestres anteriores del mismo año y las retenciones y los ingresos a cuenta que les hayan practicado desde el inicio del año hasta el último día del trimestre al que se refiere el pago.
  • Actividades agrícolas, ganaderas, forestales y pesqueras: se aplica el 2% del volumen de ingresos del trimestre, excluidas las subvenciones de capital y las indemnizaciones. De la cantidad resultante se deducirán las retenciones y los ingresos a cuenta correspondientes al trimestre.

Pagos fraccionados en Régimen de Estimación Objetiva

Los contribuyentes que determinen su rendimiento neto por el Régimen de Estimación Objetiva deberán realizar cuatro pagos fraccionados trimestrales a cuenta del IRPF, mediante la presentación del modelo 131 en los plazos siguientes: los tres primeros trimestres entre el 1 y el 20 de los meses de abril, julio y octubre, y el cuarto trimestre entre el 1 y el 30 del mes de enero del año siguiente.

El importe de cada uno de los pagos fraccionados se calculará aplicando los porcentajes que se indican a continuación:

  • Actividades empresariales (excepto agrícolas y ganaderas): en general, se aplica el 4% del rendimiento resultante de la aplicación de los módulos en función de los datos-base existentes a 1 de enero. Cuando se inicie una actividad, los datos-base serán los existentes el día de comienzo de la misma. Cuando algún dato-base no pudiera determinarse a 1 de enero, se tomará el correspondiente al año anterior.

Si no pudiera determinarse ningún dato-base, el pago fraccionado consistirá en el 2% del volumen de ventas o ingresos del trimestre. Cuando se tenga sólo a una persona asalariada, el 3% y cuando no se disponga de personal asalariado, el 2%.

  • Actividades agrícolas, ganaderas y forestales: en los supuestos en los que exista la obligación de efectuar pagos fraccionados, la cantidad a ingresar será el 2% del volumen de ingresos del trimestre, excluidas las subvenciones de capital y las indemnizaciones.
  • Las actividades económicas en estimación objetiva, podrán deducir del importe a ingresar por el pago fraccionado, las retenciones e ingresos a cuenta del trimestre. No obstante, si estas últimas son superiores podrá deducirse la diferencia en cualquiera de los siguientes pagos fraccionados correspondientes al mismo período impositivo cuyo importe lo permita.

 

Desde el departamento fiscal de ASELEC asesoría y abogados, estaremos encantados de ayudarle a planificar sus obligaciones fiscales para minimizar el coste impositivo y optimizar el rendimiento generado en su actividad.

 

Silvana Ricci
Economista

Dpto. Fiscal-Contable

ASELEC asesoría y abogados