IMPAGO DE CLIENTES ¿QUÉ PUEDO HACER?

Una de las situaciones más desagradables a las que tiene que enfrentarse un empresario es al impago de facturas por parte de un cliente. Esta circunstancia puede causar cierta sensación de estrés y bloqueo al empresario que no sabe cómo proceder ante una situación así.

Por ello, en estos casos es clave la función del abogado de la empresa que interviene en su nombre y frente al cliente para reclamarle el pago de lo debido, gestionando la situación y pudiendo conseguir un alto grado de éxitos en sus reclamaciones.

El primer paso es requerir de manera extrajudicial al deudor, intentando una solución amistosa del conflicto a fin de evitar un procedimiento judicial que incrementen los gastos de la empresa ya que, en los casos en que la cuantía a reclamar sea inferior a 2.000 € no habrá condena en costas, por lo que no existirá la posibilidad de repercutir al deudor los costes de abogado y procurador para la reclamación de la deuda.

Si la reclamación extrajudicial resulta infructuosa, se habrá de acudir a la vía judicial. Afortunadamente, la ley contempla un procedimiento especial, el procedimiento monitorio, previsto para el caso de impagos de facturas en los que la deuda ya sea líquida, vencida y exigible sin lugar a dudas.

Una vez interpuesta la demanda de juicio monitorio, el deudor, en el plazo de 20 días, puede:

  1. Pagar
  2. Oponerse
  3. Ni pagar ni oponerse

En caso de que pague, habremos conseguido nuestro objetivo finalmente.

En caso de que se oponga, el procedimiento monitorio se archiva, iniciándose un procedimiento de reclamación de cantidad que, dependiendo de la cantidad que se reclame seguirá los trámites del Juicio Verbal (hasta 6.000 €) u ordinario (más de 6.000 €).

Si el deudor ni ha pagado ni se ha opuesto en plazo y forma, el procedimiento monitorio se dará por terminado, teniendo potestad el empresario para iniciar directamente la vía de apremio contra el deudor.

El abogado de la empresa juega un papel fundamental en los casos de reclamación de facturas impagadas, pues su intervención no solamente queda reducida al requerimiento extrajudicial o procedimiento judicial en caso de que se desatienda la solución amistosa, si no que aún interpuesta la demanda de juicio monitorio, el abogado seguirá trabajando a fin de llegar finalmente a un acuerdo frente al deudor, realizando negociaciones con éste o con su abogado en su caso, a efectos de conseguir un acuerdo transaccional y solucionar el asunto de la manera más beneficiosa para la empresa, reduciendo una vez más, tiempo y gastos.

Por ello, cuando el empresario se encuentre en una situación de impago de facturas frente a un cliente, lo mejor es que sea el abogado de la empresa quien intervenga en nombre de la misma y gestione la situación de la manera más objetiva y beneficiosa para la mercantil, realizando las negociaciones tanto previas como coetáneas a la demanda de juicio monitorio a fin de llegar a una solución amistosa, o iniciando la vía de apremio para finalmente, conseguir recaudar la cantidad que se le adeude a la empresa.

Si no cuenta con un abogado de empresa, ASELEC asesoría y abogados dispone de  un equipo de letrados especializados en distintas áreas jurídicas que le ayudarán,  realizando tanto la labor de asesoramiento jurídico preventivo, como la de representación ante los Tribunales de Justicia, bien a personas físicas como jurídicas. Contacte con nosotros HOY.

 

Estefanía Belchí Poveda
Dpto. Jurídico
ASELEC asesoría y abogados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.