tabla-colectivos-autónomos-comunes-cuota-aselec

TABLA SIMPLIFICADA DE LA CUOTA DE COLECTIVOS DE AUTÓNOMOS

TABLA SIMPLIFICADA DE LA CUOTA A PAGAR DE LOS COLECTIVOS DE AUTÓNOMOS MÁS COMUNES.

En esta tabla se encuentran los colectivos de autónomos más comunes y las posibilidades que existen respecto a bonificaciones y reducciones en la cuota a la Seguridad Social a las que se pueden acceder si se cumplen una serie de requisitos.

tabla-colectivos-autónomos-comunes-cuota

tabla-colectivos-autónomos-comunes-cuota

La ayuda más popular y conocida para el colectivo de los autónomos es sin duda la tarifa plana, de la que ya hablamos en este artículo. Dicha medida ha sufrido cambios con la recién aprobada Ley de Medidas Urgentes para los Autónomos, no obstante, dichos cambios no entrarán en vigor hasta el 1 de enero de 2018.

Actualmente, para que los autónomos que coticen por la base mínima puedan acceder a la tarifa plana se debe de tratar de un alta inicial en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), o bien, que no se haya estado en dicho régimen en los últimos cinco años .

En el caso de cumplir con dichos requisitos se podrá acceder a ella. La duración de ésta es distinta, diferenciando fundamentalmente entre dos colectivos – existen otros (discapacitados, víctimas de violencia de género…), no obstante, son menos comunes – distinguiendo por sexo y edad entre:

1.- Hombres de 30 años o más y mujeres de 35 años o más:

  • Primeros 6 meses: tarifa plana de 50,92 euros al mes.
  • Meses 7º al 12º: existe una reducción del 50% de la cuota fijándose ésta en 137,97 euros mensuales.
  • Meses 13º al 18º: se establece una reducción del 30% estableciéndose una cuota de 192,79€.

2.- Hombres menores de 30 años o mujeres menores de 35 años:

Primeros 6 meses: tarifa plana de 50,92 euros al mes.

  • Meses 7º al 12º: existe una reducción del 50% de la cuota fijándose ésta en 137,97 euros mensuales.
  • Meses 13º al 30º: se establece una reducción del 30% estableciéndose una cuota de 192,79€. En este tramo es donde reside la principal diferencia respecto al otro colectivo arriba indicado, ya que dicha ayuda se extiende durante 12 meses más respecto al colectivo de hombres mayores de 30 años y mujeres mayores de 35 años, teniendo una duración total de 30 meses en lugar de 18.

No obstante, con la aprobación de la nueva Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, a partir del 1 de enero de 2018, sufren cambios tanto los requisitos para poder acceder a ella como la duración de la misma, quedando de la siguiente manera:

  • Para poder acceder a ella se tendrá que seguir tratando de un alta inicial, o bien, no haber estado de alta en el RETA en los dos últimos años -en lugar de los 5 años inmediatamente anteriores exigidos -.
  • Respecto a la duración de la tarifa plana se extiende de 6 a 12 meses de duración, de manera que la cuantía de los 50 euros mensuales se extenderá a todo el primer año.

De esta forma la distribución de la misma quedará de la siguiente forma desde el 1 de enero de 2018:

1.- Hombres de 30 años o más y mujeres de 35 años o más:

  • Primeros12 meses: tarifa plana de 50,92 euros al mes.
  • Meses 13º al 18º: existe una reducción del 50% de la cuota fijándose ésta en en 137,97 euros mensuales.
  • Meses 19º al 24º: se establece una reducción del 30% estableciéndose una cuota de 192,79€.

2.- Hombres menores de 30 años o mujeres menores de 35 años:

  • Primeros 12 meses: tarifa plana de 50,92 euros al mes.
  • Meses 13º al 18º: existe una reducción del 50% de la cuota fijándose ésta en 137,97 euros mensuales.
  • Meses 19º al 36º: se establece una reducción del 30% estableciéndose una cuota de 192,79€. En este tramo es donde reside la principal diferencia respecto al otro colectivo arriba indicado, ya que dicha ayuda se extiende durante 12 meses más respecto con el colectivo de hombres mayores de 30 años y mujeres mayores de 35 años, teniendo una duración total de 30 meses en lugar de 18.

En la siguiente imagen podemos ver la diferencia entre la distribución de la tarifa plana actual y la distribución de la misma tras el 1 de enero de 2018:

Tabla-distribución-tarifa-plana-cuota

Tabla-distribución-tarifa-plana-cuota

Destacar que dichas cuotas están calculadas con la base mínima de cotización establecida en los Presupuestos Generales del Estado para 2017 -919,80€-, por lo que, el importe de las cuotas se verá incrementado en función de la base establecida en los Presupuestos de 2018. Lo que no variará es la distribución de los meses y el porcentaje de reducción de la cuota establecido en función del mes en que nos encontremos.

Otra novedad que viene de la mano de la nueva Ley de Autónomos es que los autónomos que anteriormente hayan disfrutado de esta medida podrán volver a acceder a la misma tras un período de baja de tres años en el RETA en caso de que se vaya a reemprender una actividad por cuenta propia, sin necesidad de esperar 5 años.

También podrán acogerse a la tarifa plana durante los 12 meses inmediatamente siguientes a la fecha de reincorporación al trabajo, los autónomos que habiendo cesado su actividad con motivo de maternidad, adopción, guarda con fines de adopción, acogimiento y tutela vuelvan a realizar una actividad por cuenta propia en los dos años siguientes a la fecha del cese.

COLECTIVO DE LOS AUTÓNOMOS ADMINISTRADORES

Respecto al colectivo de los autónomos administradores éstos tienen como base mínima de cotización una base superior respecto a un autónomo general, siendo su base en el año 2017 de 1.067,40 euros a diferencia de los 919,80 euros que tiene un autónomo general, por lo que la cuota mensual que éstos autónomos han de pagar también es superior fijándose para este año 2017 en 344,71 euros en lugar de los 275,02 euros de cuota general.

La ayuda que se establece para los autónomos administradores que cursen su alta inicial en el RETA consiste en que durante los primeros doce meses de su actividad podrán cotizar por la base mínima de autónomo general, esto es, 919,80 euros, y por tanto, pagar la cuota de 275,02 euros en lugar de los 344,71 euros establecidos para dicho colectivo. Una vez transcurridos los primeros doce meses si que deberán de abonar dicha cuota de 344,71 euros.

Recordemos que se encuadran dentro de dicho colectivo quienes ejerzan funciones de dirección y gerencia que conlleven el desempeño del cargo de consejero o administrador, o presten otros servicios para una sociedad de capital, a título lucrativo y de forma habitual, personal y directa, siempre que posean el control efectivo, directo o indirecto, de aquella.

Pero, ¿qué se entiende por tener el control efectivo de una sociedad? Pues bien, se entenderá en todo caso que se produce tal circunstancia cuando las acciones o participaciones del trabajador supongan, al menos, la mitad del capital social.

No obstante, aparte del supuesto anterior, se presumirá que existe control efectivo, salvo prueba en contrario, cuando se dé alguna de las siguientes circunstancias:

Que, al menos la mitad del capital de la sociedad para la que preste sus servicios esté distribuido entre socios, con los que conviva, y a quienes se encuentre unido por vínculo conyugal o de parentesco por consanguinidad, afinidad o adopción, hasta el segundo grado.
– Que su participación en el capital social sea igual o superior a la tercera parte del mismo.
– Que su participación en el capital social sea igual o superior a la cuarta parte del mismo, si tiene atribuidas funciones de dirección y gerencia de la sociedad.

Por último cabe destacar que, aunque actualmente la Seguridad Social excluye del acceso a la tarifa plana a los autónomos societarios, reciente jurisprudencia está reconociendo el derecho de éstos a poder acceder a ella, al igual que lo hacen los autónomos persona física basándose en que dicha norma va dirigida a los autónomos sin especificación de si se trata de autónomos persona física o autónomos societarios.

Si tiene alguna duda o pregunta acerca de este tema, no dude en ponerse en contacto con nosotros En Aselec, estaremos encantados de ayudarle.

 

Ana García
Graduada Social
Departamento Laboral
ASELEC asesoría y abogados

 

 

bonificaciones-autonomos-maternidad-hijo2

BONIFICACIÓN EN LA CUOTA DE LOS AUTÓNOMOS POR MATERNIDAD

¿Sabías que un autónomo (hombre o mujer) que tiene un hijo menor de 12 años tiene una bonificación del 100% de la cuota durante un año al hacer su primera contratación de un trabajador?

¿Sabías además que si eres autónoma y comienzas una baja por maternidad tienes bonificado el 100% de la cuota de autónomo?

Según la normativa vigente, un autónomo no tiene derecho a una excedencia por hijo a cargo, tal y como ocurre con los trabajadores por cuenta ajena, pero hay una posibilidad de que el trabajador autónomo pueda ocupar parte de su tiempo al cuidado del hijo, siempre con la condición de que contrate a un trabajador por cuenta ajena.

Por este hecho, el trabajador autónomo tendrá una bonificación del 100% de su cuota de autónomo (50% si la contratación es a tiempo parcial) sobre la cotización por contingencias comunes durante 12 meses. Sólo es aplicable una vez en la vida del autónomo.

Se podría aplicar esta bonificación siempre que:

  • Tenga a su cuidado y a su cargo menores de 12 años.
  • Tener a su cargo a un familiar, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive, en situación de dependencia, debidamente acreditada.

Los requisitos son:

  • Contratar a un trabajador por cuenta ajena, bien sea a tiempo completo o parcial (no inferior al 50% de la jornada) y de duración no inferior a 3 meses.
  • Ser el primer trabajador que contrata por cuenta ajena o no haber tenido trabajadores contratados en el último año.
  • Mantenerse de alta en RETA un mínimo de 6 meses, una vez finalizado el periodo de bonificación.

Así, si eres autónoma y comienzas una baja por maternidad tendrás derecho a la bonificación del 100% de tu cuota de autónoma durante el periodo de baja y si además contratas a un trabajador (previamente inscrito como demandante de empleo) por cuenta ajena estará bonificado el 100% de las cuotas empresariales de la Seguridad Social.

Si tiene alguna duda o pregunta acerca de este tema, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Dpto. Laboral -Contable
ASELEC asesoría y abogados.

fallecimiento-socio-empresa

FALLECIMIENTO DE UN SOCIO EN LA EMPRESA

¿Qué ocurre con las participaciones de una empresa cuando el dueño fallece?

A lo largo de  la vida de una sociedad suelen plantearse diversas situaciones, ante las cuales a veces  no sabemos como actuar. Una de ellas es el fallecimiento de uno de los socios. Cuando esto ocurre, aparece la incertidumbre acerca del futuro,  tanto a nivel sucesorio, entre sus herederos, como a nivel mercantil, con relación a  los demás socios partícipes de la sociedad.

Hoy tratamos de resolver las dudas que engloban ambos aspectos.

FALLECIMIENTO DE UN SOCIO DESDE EL PUNTO DE VISTA SUCESORIO

En primer lugar, hay que examinar el punto de vista sucesorio que, irremediablemente va a influir en el societario, pues las decisiones o medidas que se adopten desde esta esfera afectarán al ámbito de la empresa.

Normativamente, rigen las reglas generales de sucesión previstas en el Código Civil. Las participaciones sociales de una mercantil pertenecen y se deben valorar e incluir como un bien más al caudal hereditario, teniendo en cuenta su carácter de ganancial o privativo según el régimen económico matrimonial del causante, si es que estuviera casado. Una vez valoradas e incluidas en el haber patrimonial del fallecido, junto con el resto de bienes y deudas del mismo, se habrá de realizar Escritura de Adjudicación de herencia para proceder al reparto de los bienes.

El reparto de los bienes se hará según si el fallecido dejó testamento, o mediante la sucesión intestada, conforme a Ley en caso contrario.

Una vez realizada la Escritura de adjudicación de herencia según los trámites que acabamos de exponer, habrá que liquidar el Impuesto de Sucesiones, cuyo plazo es de seis meses desde el fallecimiento del causante, y el heredero o herederos al que se hayan adjudicado las participaciones sociales pasarán a ser socios de la mercantil.

Mientras todo esto no suceda, es importante resaltar que desde el fallecimiento del socio hasta que sus herederos se adjudiquen las participaciones sociales, éstas pertenecerán a la herencia yacente.

Otro aspecto a resaltar es que, se habrá de tener en cuenta en todo caso el Estatuto fundacional de la mercantil en el que pueden estar incluidas cláusulas en virtud de las cuales se prevea un derecho de adquisición preferente de dichas participaciones a favor de los demás socios. En este caso, lo establecido en el testamento del causante respecto de la adjudicación de las participaciones sociales quedaría sin efecto.

FALLECIMIENTO DE UN SOCIO DESDE EL PUNTO DE VISTA SOCIETARIO

Por otro lado, es preciso examinar qué sucede en el ámbito societario, como hemos adelantado, inevitablemente viene relacionado con el sucesorio, y, al contrario de lo que se puede creer, el fallecimiento de uno de los socios de la empresa no implica necesariamente la extinción de ésta, si no que puede continuar con su actividad distribuyendo las participaciones entre los demás socios, o entre los herederos como explicamos a continuación.

Esta continuidad de la vida de la empresa se hará conforme a las adjudicaciones hechas en el ámbito sucesorio, es decir, la sociedad podrá continuar con su actividad sustituyendo al socio fallecido o bien, por sus herederos, o la herencia yacente hasta que no se haya adjudicado ésta, o bien por los socios que hayan ejecutado el derecho de adquisición preferente conforme a lo que esté estipulado en sus estatutos.

Esta situación  puede resultar difícil de afrontar puesto que, al fallecimiento de un colega, se unen las controversias tanto sucesorias como societarias. Por este motivo, lo más recomendable es ponerlo en manos de profesionales que gestionen la situación de la manera más adecuada y justa para todos los implicados.

En Aselec contamos con profesionales del Derecho Civil y Mercantil expertos en éstos y otros temas jurídicos que podrán resolver todas sus dudas y encontrar soluciones adecuadas a cada caso concreto. Contacte con nosotros.

 

Estefania Belchí Poveda
Abogada

Dpto. Jurídico

ASELEC asesoría y abogados

 

reducir-absentismo-laboral-empresa

CÓMO REDUCIR EL ABSENTISMO LABORAL EN SU EMPRESA

Cuando hay un elevado absentismo laboral en la empresa, este puede contribuir a reducir la productividad de una empresa, provocarle problemas organizativos y generarle altos costes, ya que, en muchas ocasiones, hay que cubrir el puesto del absentista.

Se habla de absentismo laboral en  los periodos en los que un empleado se ausenta de su puesto de trabajo, bien por causas justificadas (bajas por incapacidad temporal, permisos para ejercitar labores de representante de los trabajadores o delegado de personal, etc), bien por causas injustificadas (retrasos en la hora de llegada al puesto de trabajo, recados, cuidado de los hijos, etc.).

En cuanto a los costes que pueden generar a la empresa, pueden ser:

  • Costes directos: Complementos salariales, salario del sustituto, costes de la Seguridad Social.
  • Costes indirectos: tiempo que se emplea en buscar a la persona adecuada para sustituir al empleado, la formación que hay que darle a esa persona, la adaptación del sustituto al puesto de empleo.

¿Cómo se podría controlar el absentismo laboral?

El absentismo más habitual es el justificado por bajas médicas. La forma de controlarlo es con los partes médicos y a través de la mutua, ya que a veces se puede identificar qué es lo que lo provoca y se puede minimizar aplicando una política correcta de prevención de riesgos laborales.

En el caso del absentismo por incumplimiento del horario de trabajo, se puede controlar a través de algún sistema de control de entrada y salida (lo que comúnmente se le llama “fichar”) o control de la hora que se enciende y apaga el ordenador.

Posibles soluciones para reducir el absentismo

La solución para evitar el absentismo laboral está en la motivación. Una buena política de motivación puede contribuir a aumentar la satisfacción de los empleados a través de acciones concretas.

Se debe reforzar la cultura corporativa y generar motivación para que el empleado se sienta identificado con la empresa.

Entre las acciones concretas que se podrían aplicar, estarían las siguientes:

  • Implantación de un horario flexible, que contribuiría a conciliar la vida familiar con la laboral.
  • Crear una cultura orientada a la asistencia, fortalecer la motivación a asistir al trabajo mejorando el atractivo del entorno laboral.
  • Trabajar desde casa o trabajar desde casa por internet posibilitando unos trabajos sin horarios que se acoplen a las nuevas necesidades de los trabajadores.
  • Implantar una política de asistencia sanitaria que agilice la atención médica a los empleados y así se reduzca el número de días y horas de absentismo por enfermedad.
  • Establecer planes de carrera a los trabajadores, así como posibilidades de promoción, haciendo de este modo entender al trabajador que las faltas al trabajo pueden perjudicar su desarrollo profesional y sus posibilidades de ascenso.

 

Estas y otras acciones concretas pueden ser muy útiles para reducir el absentismo laboral. Contacte con nuestro departamento laboral para ampliar información al respecto.

 

Emilia Espin
Dpto.Laboral-Jurídico
ASELEC asesoría y abogados.