LOS BENEFICIOS DE INVERTIR EN RSC O RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA

¿QUÉ ES LA RSC O RESPONABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA?

Desde un punto de vista global, en España, la definición más utilizada en materia de Responsabilidad Social de la Empresa (RSE), es la propuesta por el Foro de Expertos en RSE, constituido en 2005 por iniciativa del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales:

La Responsabilidad Social de la Empresa es, además del cumplimiento estricto de las obligaciones legales vigentes, la integración voluntaria en su gobierno y gestión, en su estrategia, políticas y procedimientos, de las preocupaciones sociales, laborales, medio ambientales y de respeto a los derechos humanos que surgen de la relación y el diálogo transparentes con sus grupos de interés, responsabilizándose así de las consecuencias y los impactos que se derivan de sus acciones”.

La norma internacional voluntaria ISO 26000, define la Responsabilidad Social como

La Responsabilidad de una organización respecto de los impactos de sus decisiones y actividades en la sociedad y el medio ambiente, por medio de un comportamiento transparente y ético.

Desde el punto de vista de la empresa, podemos ver la Responsabilidad Social Corporativa como aquellas políticas de las organizaciones basadas en la interacción y relación con agentes externos (proveedores, competidores, consumidores, clientes) e internos (directivos, propietarios, empleados y con la comunidad). Es una forma de dirigir las empresas basado en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

En definitiva, hoy día, y debido a la gran competencia existente en el mercado, cualquier empresa debe saber diferenciarse de su competidores, e invertir en RSC puede ser una buena herramienta para lograrlo, accesible para cualquier negocio y no sólo a las grandes empresas.

¿Qué ámbitos de la empresa se vinculan a la Responsabilidad Social Corporativa?

La RSC es un concepto transversal que afecta a distintos ámbitos de gestión de la empresa, por lo que las actividades desarrolladas en el marco de la RSC han de estar:

  • Vinculadas a la actividad básica de la empresa
  • Tener una vocación de permanencia
  • Implicar un compromiso de la alta dirección

Así pues, hay que tener en cuenta que la RSC engloba varios departamentos de las organizaciones, por no decir todos, ya que hablamos de estrategias de marketing, recursos humanos, financiero, procesos productivos e innovación, por lo que, a la hora de plantear estrategias en este sentido, es conveniente que todos sean partícipes de la implantación de estas políticas.

Beneficios en la imagen corporativa

  • Mejoramos la imagen de empresa y la reputación de marca.
  • Mejoramos nuestro posicionamiento en redes sociales, contando nuestra historia desde los inicios, compartiendo nuestros valores de empresa, dando lugar a la creación de un vínculo y la fidelización de nuestro público objetivo (proveedores, clientes) con nuestros productos o servicios.

Atracción y retención del personal y del talento.

Las necesidades del mercado de trabajo han cambiado, y a las nuevas generaciones, ya no sólo les importa el salario a la hora de presentar sus CV, sino que tienen muy en cuenta otros valores en la empresa, como, programas de formación, que ayuden a nuestros trabajadores a seguir creciendo en la empresa y convertirse en mejores profesionales; horarios flexibles para conciliar vida laboral y personal, promoción interna, buen ambiente de trabajo, equipos de trabajo participativos en la toma de decisiones, etc.

Todos estos valores integrados en nuestra organización, a la larga tendrán como resultado un aumento de la productividad en nuestra empresa, por un lado, y por otro, una retención de nuestros empleados  que no se marcharán con la competencia y la vez, la atracción hacia nuestra organización de más personal con talento, que quiera incorporarse a nuestra firma y que venga llamado, entre otras cosas, por estas estrategias y políticas que determinan la actividad diaria de nuestro negocio.

Eficiencia energética

Apostar por cuidado del medio ambiente gestionando políticas que ayuden a promover estos valores desde dentro de la empresa, da una imagen de compromiso con la sociedad. ¿Cómo hacerlo? Mediante el cumplimiento de la legislación medioambiental, promocionando buenas prácticas ambientales y utilizando racionalmente los recursos en la empresa, así como relacionarnos con proveedores que lleven a cabo similares políticas medioambientales.

Facilita la financiación

La creación de una imagen de confianza y credibilidad dará lugar a obtener más facilidades a la hora de obtener financiación. Esto es aún más evidente si tenemos en cuenta que ya están aplicando nuevos criterios a la hora de evaluar riesgos en la financiación como los de carácter social y ambientales.

¿Cómo gestionar la RSC en la empresa?

Planificación:

Programar objetivos que sean:

  • Específicos
  • Medibles
  • Alcanzables
  • Relevantes
  • Con término temporal

Organización: agrupar a todas las partes implicadas para la consecución de los objetivos marcados.
Comunicación: gestionar una buena comunicación interna y externa para conocer el proceso de la consecución de los objetivos marcados.
Control: revisar el cumplimiento de los objetivos, si no es así analizar los procesos y volver al inicio para la consecución de los objetivos marcados.

En definitiva, a largo plazo, la inversión en RSC mejora la imagen de empresa, dando lugar a una fidelización tanto de clientes como proveedores, atracción de personal con talento que quiera trabajar con nosotros, la apertura a nuevos mercados, facilidad de financiación, así como una mayor eficiencia y productividad que tendrán como resultado un incremento de los beneficios económicos para nuestra empresa.

Le interesa

[av_button_big label=’POR QUÉ TU NEGOCIO NECESITA UNA ASESORÍA Y QUÉ DEBE OFRECERTE’ description_pos=’below’ link=’post,5397′ link_target=’_blank’ icon_select=’no’ icon=’ue800′ font=’entypo-fontello’ custom_font=’#ffffff’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ color_hover=’theme-color’ custom_bg_hover=’#444444′ admin_preview_bg=» av_uid=’av-2pew0t’][/av_button_big]

Si está interesado en ampliar información sobre este tema, o necesita asesoramiento a la hora de implantar estas políticas, no dude en ponerse en contacto con nuestro Departamento laboral, donde estaremos encantados de asesorarle y ayudarle a encontrar la mejor opción para su empresa y trabajadores.

 

María José Penín Pina
Dpto. laboral
Aselec, asesoría y abogados

RESPONSABILIDAD FRENTE A TERCEROS DE LAS EMPRESAS EN UNA U.T.E

La unión temporal de empresas (U.T.E) es un sistema de colaboración entre empresarios por tiempo cierto, determinado o indeterminado para el desarrollo o ejecución de una obra, servicio o suministro.

Se trata de un sistema de colaboración entre empresas para llevar a cabo una determinada actividad en un concreto periodo de tiempo y que carece de personalidad jurídica propia, lo que las diferencia de las Agrupaciones de Interés Económico que sí tienen, cuya representación la ostenta un gerente único frente a terceros.

Ya tratamos en nuestro Blog del régimen fiscal que regula estas U.T.Es. Si quiere recordarlo, le dejamos el enlace aquí:

[av_button label=’OBLIGACIONES FISCALES DE LAS UTES’ link=’post,7126′ link_target=’_blank’ size=’medium’ position=’center’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-4y0zb7′]

¿QUÉ ES UNA U.T.E?

El régimen jurídico de las U.T.E o Unión Temporal de Empresas viene regulado en la Ley 18/1982, de 26 de mayo, sobre Régimen Fiscal de Agrupaciones y Uniones Temporales de Empresas y de las Sociedades de Desarrollo Regional

Se trata de una entidad sin personalidad jurídica propia constituida para la colaboración empresarial cuyo objeto es el desarrollo o ejecución de una obra, servicio o suministro por un período de tiempo determinado el cual coincide con la duración del contrato y vigencia de la entidad.

La constitución de la UTE se formaliza en escritura pública en la que se comunica el nombre, apellidos, razón social de los otorgantes, su nacionalidad y su domicilio, la voluntad de los otorgantes de constituir la entidad y los estatutos o pactos que han de regir el funcionamiento de la misma.

Las empresas miembros de una UTE pueden ser personas físicas o jurídicas residentes en España o en el extranjero y debe designarse un Gerente único, con poderes suficientes de todos y cada uno de sus miembros para ejercitar los derechos y contraer las obligaciones correspondientes.

¿QUÉ RESPONSABILIDAD TIENEN LAS EMPRESAS QUE COMPONEN UNA U.T.E?

Como ya hemos dicho, las empresas que constituyan una U.T.E deberán hacerlo a través de escritura pública donde se deberá reflejar la participación que ostenta cada una de ellas e inscribirla en el Registro Mercantil.

Sin perjuicio de la participación que cada una de dichas empresas tenga, resulta imprescindible saber que la responsabilidad que contraen frente a terceros cada una de ellas, es solidaria e ilimitada. Pero, ¿qué significa esto?

La responsabilidad solidaria es aquella en la que, existiendo varios deudores, el acreedor puede dirigirse indistintamente a cualquiera y exigirle la deuda total pudiendo ir contra la totalidad de sus bienes, de ahí su naturaleza de ilimitada. Es decir, que, de cualquier deuda que tenga la U.T.E responde cada una de sus empresas por el 100 % de la misma, independientemente de la participación que tenga en la U.T.E. 

Si bien, aunque tal responsabilidad es ilimitada frente a terceros, no lo es entre las empresas que la conforman, pudiendo, una vez saldada la deuda por una sola de las empresas, repetir frente a las demás en la proporción que ostenten.

CÓMO SE RECLAMA A LAS EMPRESAS DE UNA U.T.E

¿Pueden los acreedores reclamar directamente a las empresas conformantes?

No, el acreedor deberá primeramente intentar saldar su deuda a través de los bienes de la U.T.E, y, una vez que esto devenga ineficaz, podrá dirigirse a la empresa o empresas que la conforman y reclamarle la deuda de la U.T.E.

¿CUÁNDO NACE ESA RESPONSABILIDAD?

Igualmente, es importante saber que la responsabilidad solidaria de la que hablamos únicamente nace por obligaciones contraídas por el gerente de la U.T.E en representación de ésta. Por tanto, no habrá lugar a reclamar responsabilidad a una de las empresas por las deudas contraída de manera exclusiva y en su propio nombre por otra, aun cuando se haga durante la vigencia de la U.T.E.

No obstante, si existe una reclamación por parte de un tercero sobre una deuda contraída por la U.T.E, lo más recomendable es buscar asesoramiento profesional a fin de dirimir si, efectivamente, debemos responder frente a tal acreedor y las posibilidades de repetición frente al resto de empresas de acuerdo a su participación. 

[av_button label=’¿NECESITO UN ABOGADO PARA MI EMPRESA?’ link=’post,3248′ link_target=’_blank’ size=’medium’ position=’center’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-36i8s3′]

Para cualquier empresa, cualquiera que sea el sector al que pertenezca, resulta fundamental contar con un abogadocomo asesor legal que le ayude a gestionar y resolver los problemas de índole jurídico que se generan en el desarrollo de su actividad, tanto en las relaciones con los empleados, como con los clientes o proveedores.

El campo de actuación del abogado de empresa abarca tanto el asesoramiento preventivo para evitar situaciones que pongan en peligro buen funcionamiento de la misma, como, si ello resultara necesario, la efectiva actuación extrajudicial y judicial ante los juzgados y tribunales, en defensa de los interesas del negocio. Contacte con nosotros.

 

Estefanía Belchí Poveda

Abogada

Dpto. Jurídico

Aselec, asesoría y abogados

 

https://www.freepik.es/foto-gratis/grupo-negocios-hablando-reunion_2911122.htm#page=1&query=meeting&position=48

RESPONSABILIDAD DE LA EMPRESA EN LOS DELITOS DE UN EMPLEADO

¿ES RESPONSABLE LA EMPRESA DE LOS DELITOS QUE COMETAN SUS EMPLEADOS EN EL DESARROLLO DE SUS FUNCIONES?

La comisión de cualquier hecho delictivo conlleva, además de la responsabilidad penal que se establezca en el Código Penal según el delito de que se trate, una responsabilidad civil consistente en resarcir a los perjudicados mediante indemnización los daños y perjuicios que se hayan causado.

LA EMPRESA, RESPONSABLE CIVIL SUBSIDIARIA.

Si bien, cuando nos encontramos con que el autor del hecho delictivo resulta ser un empleado de nuestra empresa, que lo ha cometido además en dicho establecimiento y en el desarrollo de sus funciones, puede ser incluso que se nos considere responsable civil subsidiario. 

Así lo establece el artículo 120.4 del Código Penal ,que encuadra como responsables civilmente, en defecto de los que lo sean criminalmente a las “Personas naturales o jurídicas dedicadas a cualquier género de industria o comercio, por los delitos que hayan cometido sus empleados o dependientes, representantes o gestores en el desempeño de sus obligaciones o servicios”.

Con esta imputación de responsabilidad civil a la empresa, de cualquier forma subsidiaria, se trata de evitar situaciones de desamparo a los perjudicados por la situación de insolvencia total o parcial de los directamente responsables. 

REQUISITOS PARA LA RESPONSABILIDAD DE LA EMPRESA.

Para que esta acción prospere, como se desprende del mismo precepto, es necesario que se de la concurrencia de los siguientes requisitos:

  • Insolvencia del responsable penalmente: es decir, que nuestro empleado y quien resulta ser el autor del hecho delictivo carezca de bienes suficientes para hacer frente a la indemnización por los daños y perjuicios que haya causado la comisión del delito.
  • Que exista una relación entre el autor del delito y el responsable penal subsidiario, es decir, que exista una relación predominantemente de dependencia entre uno y otro, pudiendo ser onerosa o gratuita, duradera y permanente o meramente circunstancial y esporádica. Lo que se exige es que el sujeto esté potencialmente sometido a la posible intervención del responsable civil subsidiario como dueño de la situación pudiendo dictar órdenes e instrucciones. Esto es, que exista una situación de subordinación entre empleado y empleador por el cual el primero se encuentre sometido a la intervención del segundo en cualquier momento.
  • Que el autor del delito actúe dentro de las funciones de su cargo, aunque sea extralimitándose en ellas. Es decir, que el delito se cometa en el desarrollo de su actividad laboral, incluyendo cuando se exceda de sus competencias.

Por tanto, se puede dar la posibilidad que, ante la comisión de un delito por parte de un empleado nuestro, llevado a cabo en su horario laboral, si el mismo no pudiera hacer frente a la posible indemnización por los daños causados a los perjudicados en concepto de responsabilidad civil, sea la empresa, de manera subsidiaria la que deba hacer frente al pago de la misma. 

En cualquier caso, ante esta situación, lo más recomendable es acudir  a profesionales que estudien el procedimiento penal y defienda los intereses de la empresa a todos los efectos.

[av_button label=’¿NECESITO UN ABOGADO EN MI EMPRESA?’ link=’manually,https://www.aselecconsultores.com/necesito-un-abogado-para-mi-empresa/’ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’center’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-2lk6gw’]

Para cualquier empresa, cualquiera que sea el sector al que pertenezca, resulta fundamental contar con un abogadocomo asesor legal que le ayude a gestionar y resolver los problemas de índole jurídico que se generan en el desarrollo de su actividad, tanto en las relaciones con los empleados, como con los clientes o proveedores. El campo de actuación del abogado de empresa abarca tanto el asesoramiento preventivo para evitar situaciones que pongan en peligro buen funcionamiento de la misma, como, si ello resultara necesario, la efectiva actuación extrajudicial y judicial ante los juzgados y tribunales, en defensa de los interesas del negocio. Contacte con nosotros.

Estefania Belchí Poveda

Abogada

Dpto. Jurídico

Aselec, asesoría y abogados

Pin It on Pinterest