Entradas

paro para autónomos aselec

PRESTACIÓN POR CESE DE ACTIVIDAD DEL AUTÓNOMO

¿SABES QUE, SI ERES AUTÓNOMO, Y TIENES QUE DAR DE BAJA TU ACTIVIDAD, PODRÍAS OPTAR A UNA PRESTACIÓN POR CESE DE ACTIVIDAD?

Esta prestación es el llamado “paro para autónomos” y para la cual ya están cotizando todos los autónomos obligatoriamente desde el 1/01/2019.

Aunque exista la obligación de cotizar por esta contingencia, no todos los autónomos tienen derecho a recibir esta prestación, ya que se exige el cumplimiento de determinados requisitos.

La finalidad de la prestación por cese de actividad es cubrir las situaciones de finalización de la actividad de las personas trabajadoras autónomas provocadas por una situación involuntaria y que debe ser debidamente justificada para tener acceso a la correspondiente prestación económica.

En la actualidad, son varios, los textos normativos regulan esta protección por cese:

¿CUÁLES SON LOS REQUISITOS PARA ACCEDER AL «PARO PARA AUTÓNOMOS»?

  • Ser trabajador autónomo comprendido en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, incluyendo a los trabajadores incluidos en el Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios y a los trabajadores económicamente dependientes, o bien ser Trabajador por Cuenta Propia incluido en el Régimen Especial de los trabajadores del Mar.
  • Estar afiliado y en situación de alta en Seguridad Social, tener cubierta la contingencia por cese de actividad (obligada desde el 1/01/2019) y estar al corriente en el pago de las cuotas de Seguridad Social.
  • Contar con un periodo mínimo de cotización por cese de actividad de 12 meses continuados e inmediatamente anteriores al cese.
  • Suscribir el compromiso de actividad para el mantenimiento de la prestación. Esto implica la asistencia a actividades formativas, de orientación profesional y de promoción que convoque el SEPE.
  • No haber alcanzado la edad de jubilación.
  • Que no concurra ninguna de las incompatibilidades previstas en el art. 342 de la Ley General de la Seguridad Social.

Además se ha de demostrar que la actividad ha finalizado por alguna de las causas establecidas.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS PARA LA CONCESIÓN DE LA PRESTACIÓN?

  • Por causas objetivas (económicas, técnicas, productivas u organizativas):
    • Pérdidas derivadas del desarrollo de la actividad en 12 meses que supongan un porcentaje superior al 10% de los ingresos obtenidos en el mismo periodo, excluyendo el primer año de inicio de actividad.
    • Ejecuciones judiciales o administrativas que comporten al menos el 30% de los ingresos del ejercicio económico inmediatamente anterior.
    • La declaración judicial de concurso que impida continuar con la actividad.
  • Por fuerza mayor.
  • Por pérdida de la licencia administrativa.
  • Por violencia de género.
  • Por divorcio o separación matrimonial en los supuestos en que el autónomo ejerciera funciones de ayuda familiar en el negocio de su ex cónyuge o de la persona de la que se ha separado.

Le interesa

Hay ciertos colectivos para los que se distinguen situaciones legales específicas. Estos serían:

No se consideraría situación legal de cese de actividad cuando ésta cese de forma voluntaria o en el caso de los trabajadores dependientes cuando, tras recibir esta prestación, vuelvan a contratar con el mismo cliente en el plazo de un año desde que se extinguió la prestación.

¿Dónde se presenta la solicitud?

Deberá solicitarse a la misma mutua colaboradora de la Seguridad Social a la que se encuentre adherido el trabajador autónomo o el Instituto social de la Marina, si es la entidad que cubre dicha contingencia.

¿Cuánto dura esta prestación?

Depende de los periodos cotizados por el trabajador autónomo.

PERÍODO DE COTIZACIÓN Y DURACIÓN DE LA PRESTACIÓN

MESES
COTIZADOS
DURACIÓN DE LA PRESTACIÓN
De 12 a 17 meses 4 meses
De 18 a 23 meses 6 meses
De 24 a 29 meses 8 meses
De 30 a 35 meses 10 meses
De 36 a 42 meses 12 meses
De 43 a 47 meses 16 meses
Con 48 meses 24 meses

¿Y cuál es la cuantía a percibir?

La base reguladora de la prestación económica por cese de actividad será el promedio de las bases por las que se hubiere cotizado durante los doce meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación legal de cese.

La cuantía de la prestación durante todo el periodo que corresponda se determinará aplicando el 70% a la base reguladora.

Según la situación familiar del trabajador autónomo se establecerán la cuantías máximas y mínimas de la prestación.

También existe la opción de solicitar el PAGO UNICO DEL CESE DE ACTIVIDAD, siempre que reste por percibir de la prestación al menos seis meses.

Este Pago Único pueden solicitarlo aquellas personas beneficiarias que quieran incorporarse como socio trabajador en cooperativas o sociedades laborales o mercantiles (o constituirlas), o aquellas que desean desarrollar una nueva actividad como trabajador autónomo.

Si tiene alguna consulta al respecto o necesita ayuda acerca de esta prestación para los autónomos, en ASELEC, asesoría y abogados,  ponemos a su disposición nuestra experiencia y profesionalidadContacte con nosotros.

 

Emilia Espín Navarro

Graduado Social

Dpto. Laboral

Aselec, asesoria y abogados

 

Foto: www.freepik.com.Designed by katemangostar

 

trabajadores-economicamente-dependientes-TRADE1

TRABAJADORES ECONOMICAMENTE DEPENDIENTES (TRADE)

¿ES OBLIGATORIO? ¿TIENE VENTAJAS?

En muchas ocasiones, los autónomos no saben que cumplen con los requisitos para ser un TRADE. Vamos a ayudar a identificarlo y a comentar sus ventajas.
El trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE O TAED) es una figura específica entre los trabajadores autónomos, que cuenta con un régimen jurídico propio y diferenciado, y que se sitúa en la frontera entre el trabajo autónomo y el dependiente, creada como forma de protección de aquellos autónomos que trabajan prácticamente en exclusiva para un solo cliente.

El trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE O TAED) es una figura específica entre los trabajadores autónomos, que cuenta con un régimen jurídico propio y diferenciado, y que se sitúa en la frontera entre el trabajo autónomo y el dependiente.

 
Se creó como forma de protección de aquellos autónomos que trabajan prácticamente en exclusiva para un solo cliente. Es un autónomo con un nivel superior de protección, aunque sin llegar al nivel de los trabajadores por cuenta ajena.
Se define como aquel trabajador autónomo que realiza una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante para una persona física o jurídica, denominada cliente, del que depende económicamente por percibir de él, al menos, el 75 % de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales.

Los requisitos que tiene que cumplir el TRADE son:

  • No tener a su cargo trabajadores por cuenta ajena (salvo por temas de conciliación, maternidad, riesgo durante el embarazo y una serie de supuestos tasados por ley en los cuales sí se permite) ni contratar o subcontratar parte o toda la actividad con terceros.
  • No ejecutar su actividad de manera indiferenciada con los trabajadores del cliente.
  • Disponer de la infraestructura productiva y material propios, necesarios para el ejercicio de la actividad.
  • Desarrollar su actividad con criterios organizativos propios.
  • Percibir una contraprestación económica en función del resultado de su actividad de acuerdo con lo pactado con el cliente y asumiendo el riesgo de aquélla.

No pueden ser considerados TRADE en ningún caso, los profesionales que ejerzan su profesión conjuntamente con otros profesionales en régimen societario o bajo cualquier forma jurídica admitida en derecho ni los autónomos titulares de locales o establecimientos comerciales e industriales y de oficinas y despachos abiertos al público.

El trabajador que se considere trabajador autónomo económicamente dependiente, deberá comunicar al cliente dicha condición y formalizar un contrato por escrito el cual deberá ser registrado en la oficina pública correspondiente. El contrato TRADE tendrá la duración que las partes acuerden, pudiendo fijarse una duración determinada o remitirse a la finalización de un servicio determinado. De no ser así, se presumirá, salvo prueba en contrario que se ha pactado por tiempo indefinido. Así mismo se fijarán obligatoriamente en el contrato otros elementos como la interrupción anual de la actividad, el descaso semanal y de los festivos, así como la duración máxima de la jornada de la actividad incluyendo su distribución semanal si ésta se computa por mes o año.

En este sentido, en caso de extinción de la relación contractual sin causa justificada por el cliente, el TRADE tendrá derecho a percibir una indemnización por daños y perjuicios ocasionados. La indemnización a favor del TRADE será fijada en el contrato. Normalmente, se tomará en consideración el tiempo restante previsto de contrato, la gravedad del incumplimiento del cliente, las inversiones y gastos anticipados por el TRADE y el plazo de preaviso otorgado por el cliente sobre la fecha de extinción del contrato.

 

En cuanto a la cotización a la Seguridad Social, la principal característica de los TRADE es que además de cotizar para cubrir la posible Incapacidad Temporal (IT) derivada de Contingencias comunes, tendrá que tener cubierta obligatoriamente la protección de IT por contingencias profesionales (accidentes de trabajo y enfermedad profesional), la cual se deberá llevar a cabo con una Mutua.

 

Pues bien, respecto a la cotización, una diferencia importante respecto a lo que ocurre con la figura del autónomo común es que se considera también accidente de trabajo el que sufra el trabajador al ir o volver del lugar de la prestación de la actividad, o por causa o consecuencia de la misma, conocido como accidente in itinere. Supone una mayor cobertura por contingencias profesionales respecto al autónomo común.

 

En nuestra opinión, la figura del Autónomo Económicamente Dependiente aporta pocas ventajas significativas respecto al autónomo común. No obstante, todas las ayudas son pocas para este colectivo, que además en este caso se trata de un autónomo que prestan sus servicios casi en exclusiva para un único cliente, de forma que será aconsejable acogerse a esta figura mientras se cumplan los requisitos para ello, aunque las ventajas no tengan una especial trascendencia, ya que dependen de lo pactado por las partes en el contrato. Sí resulta interesante el Registro de dicho contrato en la oficina competente, porque le otorga formalidad a lo pactado que puede ayudar al autónomo en caso de conflicto.

Ana García
Dpto. Laboral-Jurídico
aselec consultores, s.l.p.