INCENTIVOS FISCALES A LAS ENTIDADES DE REDUCIDA DIMENSIÓN

¿QUÉ ES UNA ENTIDAD DE REDUCIDA DIMENSIÓN?¿QUÉ EMPRESAS SON CONSIDERADAS DE REDUCIDA DIMENSIÓN Y QUÉ BENEFICIOS FISCALES TIENEN?

El régimen especial de incentivos fiscales para empresas de reducida dimensión es aplicable a un gran número de pequeñas y medianas empresas que cumplen un importante papel en la economía de cualquier pais. 

Posiblemente sea usted titular de un pequeño negocio o dueño de una mediana empresa y desconozca los beneficios fiscales que este régimen le puede proporcionar. 

A continuación, se lo explicamos con detalle.

Consideración de Entidad de Reducida Dimensión

Lo primero que vamos a definir son las características que deben tener estas entidades para que, según la normativa vigente, sean consideradas ENTIDADES DE REDUCIDA DIMENSIÓN. Para ello, nos remitimos al artículo 101 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, que indica:

“Artículo 101. Ámbito de aplicación. Cifra de negocios.

1. Los incentivos fiscales establecidos en este capítulo se aplicarán siempre que el importe neto de la cifra de negocios habida en el período impositivo inmediato anterior sea inferior a 10 millones de euros.”

Según lo dispuesto anteriormente, el primer requisito que marca la normativa está relacionado con la Cifra de Negocios de la entidad, siendo requisito indispensable para su aplicación, que la Cifra de Negocios del año anterior (si el periodo impositivo coincide con el año natural) sea inferior a diez millones de euros.

No obstante, realizamos algunas precisiones al respecto:

  • Si el período impositivo anterior hubiese tenido una duración inferior al año, la cifra de negocios se elevará al año. 
  • Si la entidad es de nueva creación, la cifra de negocios que se tomará como referencia para la aplicación o no de este régimen especial será la del primer período impositivo en que se desarrolle efectivamente la actividad.
  • La cifra de negocios establecida como límite está referida al grupo de sociedades en su conjunto, entendiendo el grupo en el sentido del artículo 42 Código de Comercio, con independencia de la residencia y de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas. Esto es, si varias sociedades conforman grupo según el artículo indicado anteriormente, la cifra de negocios a considerar será la suma de todas las cifras de negocio de las sociedades que forman parte del grupo, con las consideraciones establecidas en la normativa contable. 

El Concepto “Cifra de Negocios”

De la propia definición de entidad de reducida dimensión, otro parámetro que debemos analizar es que debemos considerar como Cifra de Negocios a efectos de aplicar este beneficio fiscal. 

Pues bien, la Ley del Impuesto sobre Sociedades no define este concepto por lo que, para ello, debemos acudir a la normativa contable, donde el Código de Comercio y las Normas de Elaboración de Cuentas Anuales establecen que: 

“el importe neto de la cifra anual de negocios se determinará deduciendo del importe de las ventas de los productos y de las prestaciones de servicios u otros ingresos correspondientes a las actividades ordinarias de la empresa, el importe de cualquier descuento (bonificaciones y demás reducciones sobre las ventas) y el del IVA y otros impuestos directamente relacionados con las mismas, que deban ser objeto de repercusión. “

La definición anterior podemos resumirlo en: 

+ Importe de las ventas y prestaciones de servicios (excluidos los impuestos).

+ Las subvenciones que forman parte del precio de venta de los bienes y servicios.

– Devoluciones de ventas o Rappels sobre ventas.

– Descuentos comerciales efectuados en los ingresos objeto de cómputo en la cifra anual de negocios.

Incentivos Fiscales de las Empresas de Reducida Dimensión

Los principales incentivos fiscales que se recogen en este régimen especial son los siguientes:

  1. Libertad de Amortización para Inversiones Generadoras de Empleo. 

Los elementos nuevos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas que se pongan a disposición del contribuyente en el año en el que se considera empresa de reducida dimensión, podrán ser amortizados libremente siempre que, durante los 24 meses siguientes a la fecha del inicio del período impositivo en que los bienes adquiridos entren en funcionamiento, la plantilla media total de la empresa se incremente respecto de la plantilla media de los 12 meses anteriores, y dicho incremento se mantenga durante un período adicional de otros 24 meses. Para el cálculo de la plantilla media total de la empresa y de su incremento se tomarán las personas empleadas, en los términos que disponga la legislación laboral, teniendo en cuenta la jornada contratada en relación a la jornada completa.

La cuantía de la inversión que podrá beneficiarse del régimen de libertad de amortización será la que resulte de multiplicar la cifra de 120.000 euros por el referido incremento calculado con dos decimales, es decir, por cada persona de incremento en el promedio de plantilla media.

  1. Amortización Acelerada de elementos nuevos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias y del inmovilizado intangible. 

Este incentivo fiscal consiste en acelerar la amortización de las inversiones realizadas en elementos nuevos de tal manera que, se permite la amortización de estos bienes mediante la aplicación de un coeficiente de amortización que se calcula multiplicando por 2 el coeficiente máximo fijado en las tablas de amortización del artículo 12 de la LIS, independientemente del método de amortización aplicado por el contribuyente.

En este enlace le explicamos cómo se calcula esta amortización de los bienes de inversión para que sea considerado un gasto fiscalmente deducible:

[av_button label=’LA AMORTIZACIÓN EFECTIVA EN LA EMPRESA’ link=’post,8767′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’center’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-2mjmal’]

La aplicación de esta amortización acelerada es una opción para el contribuyente y su aplicación está condicionada a que los elementos patrimoniales a amortizar se encuentren afectos a actividades económicas, además de que sean puestos a disposición del contribuyente en el ejercicio que se cumplan los requisitos para aplicar el régimen fiscal de ERD indicados anteriormente.

  1. Pérdidas por deterioro de los créditos por posibles insolvencias.

Este beneficio fiscal posibilita la deducción fiscal de pérdidas por deterioro de créditos comerciales calculadas de forma global y basadas en estimaciones según la cuantía de los créditos pendientes de cobro. 

El importe de la pérdida por deterioro anual fiscalmente deducible será, como máximo, el 1% de los créditos pendientes de cobro a la finalización del periodo impositivo donde se aplique este régimen fiscal. Para su deducción fiscal es indispensable que dicho deterioro esté reflejado en la contabilidad de la empresa.

Se excluyen del cálculo del 1% el saldo de los deudores sobre los que se hubiera reconocido una pérdida por deterioro individualizada de los créditos por insolvencia establecida en el artículo 13.1 LIS (situación de concurso, alzamiento de bienes, vencimiento de pago superior a 6 meses…).

  1. Ventajas en la deducibilidad fiscal de mayores cuantías en contratos de arrendamiento financiero.

Como beneficio fiscal añadido sobre el criterio general de la LIS para todas las empresas, las entidades de reducida dimensión podrán deducir en concepto de recuperación del coste del bien hasta el triple del coeficiente máximo de las tablas (en en régimen general está limitado al doble del coeficiente máximo de amortización).

Como habrá podido comprobar, los beneficios fiscales de las entidades consideradas de reducida dimensión son de importancia y, en muchos casos, de cuantía considerable por lo que nuestra recomendación es que acuda a un profesional que le pueda asesorar y aconsejar al respecto, con el objetivo de minimizar sus costes fiscales.

En ASELEC Asesoría y Abogados contamos con ese equipo de profesionales en los que podrá confiar si necesita asesoramiento al respecto. Le invitamos a contactar con nosotros.

Marga Velasco.

Economista

Dpto. Fiscal-Contable

ASELEC, asesoría y abogados.

INCENTIVOS FISCALES A LA INVERSIÓN EN STARTUPS

¿Ha decidido apoyar el emprendimiento empresarial mediante la inversión de sus ahorros en una “startup”?

Entonces le interesa saber que además de la posible rentabilidad derivada del propio negocio, existe una ventaja añadida por los incentivos fiscales aplicables a dicha inversión, en concreto hablamos hoy sobre las ventajas fiscales aplicables en el IRPF desde el punto de vista del inversor.

LAS STARTUPS

En primer lugar, definamos en qué consisten las llamadas “startups”. Se trata de empresas emergentes o de reciente creación que proponen ideas de negocio creativas e innovadoras, presentan grandes posibilidades de crecimiento y suelen tener un fuerte componente tecnológico así como estar relacionadas con el mundo “Internet” y las tecnologías de la información y la comunicación.

La fase inicial de crecimiento de estas empresas se caracteriza por estar asociada a un elevado riesgo y a grandes necesidades de financiación del proyecto empresarial. Es aquí cuando cobra especial importancia el pequeño inversor o también conocido como “business angel” que apuesta por estas ideas de negocio.

¿Cuáles son los beneficios fiscales a la inversión en una startup?

La Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, modificó en 2013 el artículo 68.1 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, para desarrollar la nueva Deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación aplicable sobre la cuota íntegra estatal. Junto a este incentivo fiscal en el momento de producirse la inversión, también se incentiva la posterior desinversión declarando exenta la ganancia patrimonial que se obtenga siempre y cuando el importe obtenido en la venta se reinvierta en otra entidad de nueva o reciente creación en los términos y con los requisitos previstos en el artículo 38.2 de la Ley del IRPF que explicamos a continuación.

Las principales características de la deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación son las siguientes:

  • Se incentiva la inversión en el mercado primario.
  • La inversión debe tener carácter temporal.
  • Las entidades en las que se invierte deben ser nuevas o de reciente creación.
  • Los inversores o sus parientes no pueden alcanzar el control de las mismas.

Le interesa

[av_button label=’EMPRENDEDOR, ¿POR DÓNDE EMPIEZO?’ link=’manually,https://www.aselecconsultores.com/emprendedor-por-donde-empiezo/’ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’left’ icon_select=’yes’ icon=’ue823′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-23enq4′]

REQUISITOS PARA LA DEDUCCIÓN EN EL IRPF DEL INVERSOR

REQUISITOS PARA APLICAR LA DEDUCCIÓN EN EL IRPF DEL INVERSOR
Entidad beneficiaria
  • Sociedad Anónima, Sociedad de Responsabilidad Limitada, Sociedad Anónima Laboral o Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral.
  • No estar admitida a negociación en ningún mercado organizado.
  • Ha de ejercer una actividad económica para la que cuente con los medios personales y materiales necesarios para su desarrollo. No cabe la inversión en entidades patrimoniales.
  • La actividad económica desarrollada por la entidad debe ser nueva, es decir, que no se haya ejercido anteriormente bajo otra titularidad.
  • El importe de los fondos propios de la entidad no podrá ser superior a 400.000 euros.
  • Ha de tener domicilio fiscal y social en España.
Inversión
  • Las acciones o participaciones en la entidad deben adquirirse en el mercado primario, mediante suscripción, bien en el momento de la constitución de la entidad o mediante ampliación de capital efectuada en los tres años siguientes a su constitución.
  • La inversión tiene que tener carácter temporal de forma que las acciones o participaciones deben permanecer en el patrimonio del contribuyente durante un plazo de entre 3 y 12 años.
  • La participación directa o indirecta del contribuyente, junto con la que posean en la misma entidad su cónyuge o pariente, en línea recta o colateral, por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado incluido, no puede ser superior al 40% del capital social de la entidad o de sus derechos de voto.
  • Debe obtenerse una certificación expedida por la entidad cuyas acciones o participaciones se hayan adquirido, en la que se indique que la citada entidad cumple los requisitos exigidos a la misma para la aplicación de la deducción en el período impositivo de la adquisición.
Base y cuantía
  • Está constituida por el valor de adquisición de las acciones o participaciones suscritas, siendo la base máxima de 50.000 € anuales.
  • La cuantía de la deducción aplicable a la cuota del IRPF se obtiene multiplicando la base de la deducción por el 20%, es decir, el importe máximo deducible en la renta del inversor asciende a 10.000 euros.

Con la aplicación de esta deducción en el IRPF, se ha demostrado que supone un mayor ahorro fiscal la inversión en empresas emergentes o de reciente creación que, por ejemplo, en planes de pensiones. La razón es que mientras que la inversión en planes de pensiones reduce la base imponible del impuesto, la inversión en startups conlleva una deducción directa sobre la cuota final a pagar en el IRPF del inversor.

Como anticipábamos, de forma complementaria a esta deducción y atendiendo al criterio de la temporalidad el cual implica una desinversión posterior, la normativa del IRPF contempla asimismo la exención por reinversión mediante la compra de acciones o participaciones en otra startup.

Una vez que el inversor decida vender sus acciones o participaciones, deberá calcular el incremento patrimonial y tributar en renta por la ganancia, que se integraría en la base imponible del ahorro. Sin embargo, si su objetivo es volver a reinvertir de nuevo el dinero obtenido en acciones o participaciones de otra startup, podría conseguir la exención en la tributación de dicha ganancia.

De este modo, están exentas de tributar en el IRPF aquellas ganancias patrimoniales derivadas de la transmisión de acciones o participaciones de empresas de nueva creación por las que se hubiera practicado la deducción. La exención puede ser total, siempre que el importe total obtenido por la transmisión de las mismas se reinvierta en la nueva adquisición o parcial, cuando el importe reinvertido sea inferior al total percibido en la transmisión, excluyéndose de tributación la parte proporcional de la ganancia patrimonial obtenida que corresponda a la cantidad reinvertida.

Por otro lado, existen limitaciones a la exención para el caso de compraventa de valores homogéneos durante el año posterior o anterior a la transmisión de las acciones y en el caso de venta a favor de familiares o con sociedad vinculada.

Si se plantea invertir en una startup y le ha parecido interesante lo que le hemos contado aquí,  pero aún le surgen dudas respecto a la operación, le invitamos a que contacte con nosotros y confíe en el equipo de fiscalistas de ASELEC Asesoría y Abogados. Estaremos encantados de poder colaborar en la consecución de sus objetivos orientados entre otros al ahorro fiscal. Contacte con nosotros.

____________________

Silvana Ricci

Economista

Dpto. Fiscal-Contable

ASELEC, asesoría y abogados. 

DEDUCCIÓN POR DONATIVOS A ENTIDADES SIN FINES LUCRATIVOS

Seguro que has oído hablar de los beneficios fiscales que un contribuyente puede obtener por haber realizado donativos en favor de entidades sin fines lucrativos acogidas a la llamada “Ley del Mecenazgo”.

El incremento de estas deducciones fiscales en 2016, tanto en el IRPF como en el Impuesto sobre Sociedades, ha contribuido al aumento de los donativos efectuados por la sociedad en general. Este incentivo fiscal premia además a quienes realicen donativos de forma habitual a una misma entidad de manera que se pretende promover la fidelización de donantes.

A continuación vamos a analizar cúales son estas deducciones:
Si has hecho donativos actuando como persona física, en el IRPF correspondiente a 2016 podrás deducirte de la cuota íntegra el 75% del importe donado por aportaciones de hasta 150 euros al año. A partir de esa cantidad la deducción será del 30% o del 35% si has colaborado con la misma entidad al menos en los dos ejercicios inmediatos anteriores por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al ejercicio anterior con un límite del 10% de la base liquidable.

DEDUCCIONES APLICABLES EN  LA DECLARACIÓN DE LA RENTA 2016

Base de deducción Importe hasta

Porcentaje de deducción

150 euros

75%

Resto base de deducción Resto base de deducción

30%

Donaciones plurianuales (importe o valor igual o superior a la misma entidad durante al menos los dos ejercicios anteriores) Resto base > 150 euros

35%

Límite deducción base liquidable

10%

Si los donativos los has realizado actuando como una persona jurídica (donaciones realizadas por una sociedad mercantil por ejemplo), en el Impuesto sobre Sociedades de 2016 la persona jurídica podrá deducirse de la cuota íntegra el 35% del importe donado.

Además, si esa colaboración ha sido con la misma entidad al menos en los dos ejercicios inmediatos anteriores por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al ejercicio anterior, el porcentaje de deducción será del 40%, con un límite del 10% de la base liquidable. Las cantidades que excedan de este límite se podrán aplicar en los períodos impositivos que concluyan en los diez años inmediatos y sucesivos.

DEDUCCIONES APLICABLES EN LA DECLARACIÓN DEL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES 2016

Base de deducción Porcentaje de deducción
Donaciones en general

35%

Donaciones plurianuales (importe o valor igual o superior a la misma entidad durante al menos los dos ejercicios anteriores)

40%

Límite deducción base liquidable

10%

 

Finalmente, tanto para personas físicas como para jurídicas, para tener derecho a estas deducciones se deben cumplir los siguientes requisitos:

– Los donativos deben haberse entregado a entidades acogidas a la Ley 49/2002 de régimen especial de entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo. Principalmente fundaciones, asociaciones declaradas de utilidad pública y organizaciones no gubernamentales de desarrollo.
Los contribuyentes deben justificar la efectividad de los donativos, donaciones y aportaciones deducibles mediante certificación expedida por la entidad beneficiaria, que cumplirá con los requisitos reglamentarios.
– La entidad beneficiaria deberá remitir a la Administración tributaria, en la forma y en los plazos establecidos, la información sobre las certificaciones expedidas.

Así pues, como hemos visto, la realización de Donaciones tiene deducciones fiscales interesantes en la Renta y en el Impuesto sobre Sociedades para el que colabora con determinadas entidades.

 

 

Silvana Ricci

Dpto. Contable-Fiscal

aselec consultores, s.l.p.

Pin It on Pinterest