fbpx

El impulso a la digitalización de las PYMEs es una de las diez prioridades de la Agenda España Digital 2025 y del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia ambos de julio y octubre de 2020 

LA URGENTE NECESIDAD DE DIGITALIZACIÓN DE LAS PYMES ESPAÑOLAS

El importante peso de las pequeñas y medianas empresas es una de las características principales de la economía española. En efecto, las empresas de menos de 50 trabajadores, micropymes y autónomos, suman el 98,99% del total de empresas y el 49,58% del empleo. El peso de las PYMEs es mayor en España que en el conjunto de la UE, situándose su contribución al empleo y valor añadido bruto empresarial en 2018, aproximadamente 5 puntos porcentuales por encima de las respectivas medias europeas. El tamaño medio de las empresas es también menor en España. Las empresas españolas, incluyendo autónomos, tienen una plantilla media de 4,4 empleados (5,9 de media en la UE) y menos de la mitad del tamaño medio en Alemania (11,8) o el Reino unido (9,4) . 

España, que presenta una evolución positiva de los principales indicadores internacionales de digitalización en los últimos años, con valores muy positivos en conectividad y servicios públicos digitales, no ha avanzado de la misma manera en la dimensión de Integración de Tecnología Digital por parte de las empresas situándose en el año 2020 en el número 13 en el ranking europeo. 

El informe de digitalización de la economía y sociedad (Digital Economy and Society Index DESI) de 2020 señala que las PYMEs españolas aún tienen pendiente explotar todo el potencial del comercio electrónico. España está también por debajo de la media europea en el uso de servicios en la nube y en el ámbito de la penetración del análisis de big data para e l conjunto empresas con más de 10 trabajadores. En general, España presenta una baja participación de empresas tecnológicas en el tejido productivo, lo que supone un lastre a su crecimiento, a la internacionalización y , por tanto, al aumento de la productividad del conjunto de la economía. 

La digitalización de las PYMEs adquiere una especial urgencia ante las circunstancias derivadas de la pandemia COVID-19 cuyo impacto, es especialmente severo en PYMEs, particularmente por sus niveles más altos de vulnerabilidad y más bajos de resiliencia relacionados con su tamaño. 

VENTAJAS DE LA DIGITALIZACIÓN EN LAS PYMES ESPAÑOLAS

AYUDAS REINICIA MURCIA Autónomos y Micropymes

Existe un elevado consenso sobre la contribución de la digitalización como uno de los instrumentos que permite a las empresas, y en particular a las PYME, reforzar su capacidad de resiliencia durante ésta y futuras crisis sanitarias (o de otro tipo), asegurar el retorno a la actividad con garantías en nuevos escenarios de nueva normalidad post-COVID19 y, en su caso, ayudar en los procesos de reinvención para aprovechar nuevas oportunidades. Un claro ejemplo de la contribución de la tecnología al sostenimiento de la actividad económica es la generalización del teletrabajo como consecuencia de la crisis sanitaria, otro es la búsqueda de nuevos modelos de negocio «low contact» que se apoyan en las tecnologías digitales. 

De hecho, el impacto económico de la pandemia ha acelerado el cambio tecnológico, haciendo todavía más imprescindible la adaptación de las empresas a los nuevos modelos de negocio, a las nuevas demandas de sostenibilidad ambiental, los canales de distribución y formas de trabajo mediante herramientas digitales, al trabajo a distancia, al comercio electrónico y al marketing digital. 

La digitalización también se traduce en un incremento importante de la productividad en las PYMEs, identificándose, entre otras, dos importantes condiciones impulsoras:

– La capacitación digital de los trabajadores; y 

– La existencia de «clusters» de cooperación y de apoyo entre las propias PYMEs, que permitan aprovechar los efectos multiplicadores del trabajo en red y la digitalización. 

Estos «clusters» constituyen el objeto de la actual red de Agrupaciones Empresariales Innovadoras (AEI). 

A tal efecto, el desarrollo de programas intensivos de capacitación digital de las PYMEs en el marco del Plan Nacional de Competencias Digitales y el apoyo a dichas redes, su reorganización y la mejora de sus funciones y servicios se consideran esenciales para alcanzar un mayor impacto. 

EMPRENDIMIENTO Y DIGITALIZACIÓN

Adicionalmente, España aún tiene que mejorar en el desarrollo de su iniciativa emprendedora, elemento clave para fomentar la creación de empresas. 

Así, la Tasa de Actividad Emprendedora, o TEA por sus siglas en inglés (Total early-stage Entrepreneurial Activity) es en España del 6,1% para el año 2019, posicionándose por debajo de la media de las economías de la Unión Europea participantes en el proyecto en lo que respecta al porcentaje de emprendedores potenciales, el nivel actividad emprendedora en fase inicial y el porcentaje de empresarios consolidados. España solo destaca en el porcentaje de personas emprendedoras con negocios nuevos, que se ubicó en torno a la media de los países de referencia, si bien se sitúa por debajo de la media en cuanto al porcentaje de personas involucradas en abandonos empresariales. Hay que tener en cuenta también las brechas entre el emprendimiento que impulsan las mujeres y el que impulsan los hombres, en particular en lo referido a las dificultades para acceder a la financiación, el tamaño de los proyectos, su escasa escalabilidad y los sectores en los que se centran. 

Por tanto, además del impulso a la digitalización del conjunto de PYMEs, este Plan de Digitalización incorpora, como parte de sus actuaciones, el apoyo al emprendimiento digital como base para propiciar una economía más innovadora, dinámica y competitiva, en línea con la Estrategia España Nación Emprendedora. 

DIGITALIZACIÓN CONTRA LAS BRECHAS SOCIALES, TERRITORIALES Y DE GÉNERO

NUEVA-SUBVENCIÓN-Inversiones-Productivas-Tecnológicas-COVID-19

Finalmente, la digitalización constituye un elemento fundamental para el cierre de las brechas sociales, territoriales y de género. 

Su impulso no ha de crear brechas de acceso adicionales, de forma completamente alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. El impacto desigual de la pandemia en los diferentes sectores está afectando de forma especialmente negativa a las mujeres. Además, el proceso de digitalización supone la transformación de los puestos de trabajo y el surgimiento de oportunidades en ámbitos en que las mujeres están menos representadas. Todo ello aumenta el riesgo de agravamiento de la brecha de género de cara al futuro. En el último informe DESI se indica que en España sólo el 1,1% del empleo femenino total son especialistas TIC. Además, mientras que la cifra de especialistas TIC ha ido incrementándose en los últimos 5 años, la de mujeres especialistas TIC está estancada. A esto hay que añadir la necesidad de fomentar el espíritu emprendedor entre las mujeres en el ámbito digital, ya que sólo el 15,6%8 de las start-ups españolas fueron fundadas por mujeres en 2018. Por todo ello, el presente Plan presta una atención especial al refuerzo de las competencias digitales de las mujeres y el impulso del emprendimiento femenino. 

El reto del impulso a la digitalización de las PYMEs es una de las diez prioridades de la Agenda España Digital 2025, aprobada por el Consejo de Ministros y presentada el día 23 de julio de 2020. 

Este reto también se recoge en la palanca de «modernización y digitalización del tejido productivo y de la pyme», para un crecimiento sostenible e inclusivo, del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, presentado el 7 de octubre de 2020, inspirado en la Agenda del Cambio, en la Agenda 2030 y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, y que va a movilizar en los próximos tres años el 50% de los recursos con los que cuenta España, siendo la transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial los ejes transversales que vertebrarán la transformación del conjunto de la economía. 

En esta misma línea, el impulso a la digitalización de las PYMEs viene recogido en las estrategias de la Comisión Europea encaminadas a alcanzar la doble transición ecológica y digital de la economía y sociedad europea, en concreto en la Estrategia Europa Digital «Shaping Europe´s Digital Future» y en la «Estrategia para las pymes en pro de una Europa sostenible y digital». 

Son muchos los programas y agendas ya en curso, públicos y privados, que tienen como objetivo la digitalización del tejido empresarial del sector al que se dirigen, contribuyendo de este modo al esfuerzo colectivo de impulso de la digitalización de PYMEs. En primer lugar, es necesario destacar el Marco Estratégico en política de la PYME 2030, aprobado en abril de 2019, y con carácter más sectorial, conviene destacar la Estrategia para la Digitalización del Sector Agroalimentario y Forestal y del Medio Rural, la Estrategia Nacional Industria Conectada 4.0, la Estrategia de Internacionalización de la Economía Española 2017-2027 y el Plan Estratégico de ICEX España exportación e Inversiones (ICEX), entre otras. 

EL IMPACTO LIMITADO DE LOS PROGRAMAS DE DIGITALIZACIÓN

Sin embargo, los diferentes programas han tenido por el momento un impacto limitado, probablemente por carecer de la escala y capilaridad precisas para llegar de forma material al universo de empresas. La falta de un buen diagnóstico y una identificación de los instrumentos más adecuados para cada tipo de empresa y sector, así como la dispersión de los esfuerzos de ayuda pública pueden haber lastrado también la efectividad de las diferentes iniciativas. 

En este contexto, el Plan tiene por objeto vertebrar las acciones lideradas por el Estado con el fin de movilizar la inversión pública y privada y maximizar el avance en la digitalización de las empresas y reducir las brechas de género existentes 

Buscando alinear prioridades, asegurar economías de escala, sinergias y el desarrollo de programas, infraestructuras y capacidades comunes para contribuir y acelerar las distintas iniciativas. A tal efecto, conviene hacer referencia a las recomendaciones de la AiREF en su serie de informes de Spending Review. Este esfuerzo de concentración en un número limitado de programas permitirá aprovechar plenamente las oportunidades derivadas de los fondos europeos de los distintos instrumentos del Next Generation EU. 

LAS PYMES DEBEN APROVECHAR LAS OPORTUNIDADES DE LAS TECNOLOGÍAS DIGITALES

Para alcanzar una nueva economía basada en datos, es necesario que todo el tejido empresarial aproveche las oportunidades de las tecnologías digitales. 

La digitalización de la economía pasa por la transformación de las empresas, grandes y pequeñas, para adoptar nuevos procesos, invertir en nuevas tecnologías, aplicar las tecnologías digitales a la transformación de su negocio y lograr así un aumento de su productividad, de su competitividad y su rentabilidad futura. 

Existen notables diferencias en los estados de madurez digital y en las velocidades de digitalización entre el tejido empresarial y, por tanto, diferentes barreras y necesidades. 

Mientras que las grandes empresas disponen de medios e instrumentos para abordar los cambios tecnológicos, las más pequeñas se enfrentan a dificultades relacionadas con la financiación, la información, la capacitación técnica y la falta de acceso a productos adecuados en condiciones favorables. 

Más allá del poder tractor de los grandes grupos para la digitalización del país, es preciso garantizar la participación de las PYMEs en los diferentes proyectos abordados por el Plan de Recuperación, para poder lograr una verdadera transformación estructural y garantizar la existencia de un tejido productivo dinámico, competitivo, capaz de aprovechar las oportunidades, de adaptarse y renovarse en un escenario cada vez más cambiante y global. 

Para abordar de forma sistemática la transformación a corto, medio y largo plazo, el Plan cubre tanto

  • proyectos de digitalización de ejecución inmediata, basados en la integración en las empresas de soluciones digitales ya existentes, de mínima complejidad y riesgo,
  • como otros más innovadores y de medio plazo, orientados a la innovación disruptiva. 

UNA INVERSIÓN DE 1000 MILLONES DE EUROS

Así, el Plan contempla una inversión pública significativa, de 1000 millones de euros en el periodo 2021-2023 para poner en marcha un programa horizontal de gran escala para incorporar a las PYMEs un paquete de herramientas de digitalización (toolkit) ya disponibles (herramientas habilitadoras, formación, página web, sistema de gestión de recursos ERP, sistema de gestión de clientes CRM, venta por internet, sistema de marketing digital, …). Además, se apoyará la automatización de procesos e innovación tecnológica, así como el emprendimiento en el ámbito digital.

Finalmente, el Plan contempla también acciones para impulsar los modelos más complejos e innovadores, de mayor riesgo, basados en la integración de soluciones más disruptivas y el uso intensivo de datos, donde el internet de las cosas, los servicios cloud, o la inteligencia artificial, deben jugar un papel protagonista. Las acciones horizontales se complementan con iniciativas dedicadas especialmente a impulsar la digitalización en los ámbitos de la industria, el turismo y el comercio. 

Próximamente iremos desgranando los ejes de actuación, las medidas adoptadas, los presupuestos y la gobernanza de este nuevo Plan de Acción.

Para más información contacta con los profesionales de Aselec, asesoría y abogados. Si necesitas ayuda o asesoramiento, no lo dudes y contacta con nosotros.

 

ASELEC, asesoría y abogados

Fuente: Wolters Kluwer

Pin It on Pinterest