¿ERES AUTÓNOMO Y QUIERES CONTRATAR A UN FAMILIAR?

TE CONTAMOS LAS NUEVAS BONIFICACIONES QUE EXISTEN POR LA CONTRATACION DE UN FAMILIAR.

Si eres autónomo y quieres incorporar a tu plantilla de forma indefinida a un familiar (hermano, cónyuge o incluso hijo) puedes obtener una bonificación del 100% sobre la cuota de contingencias comunes durante todo un año.

Como ya anticipamos en anteriores publicaciones, La nueva Ley de Autónomos introduce una bonificación para los trabajadores autónomos que contraten a familiares -cónyuge, ascendientes, descendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad, hasta segundo grado inclusive- consistente en el 100% de bonificación en la cuota empresarial por contingencias comunes durante los primeros 12 meses.

Esta modificación supone una importante medida respecto a la regulación anterior, ya que, hasta esta nueva Ley 6/2017 de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, la Seguridad Social no permitía la posibilidad de contratar por cuenta ajena de una familiar con el que existía convivencia, existiendo para esos casos la figura del autónomo colaborador. Por tanto, entendemos que la medida supone cambios en este sentido.

Los requisitos para aplicar esta nueva bonificación son:

  • Que en los doce meses anteriores a la contratación del familiar, el autónomo no haya realizado ningún despido declarado improcedente.
  • Mantener el nivel de empleo en los seis meses posteriores al alta del contrato bonificado. Para comprobar el cumplimiento de este requisito, no computan las extinciones por causas objetivas o despidos disciplinarios, extinciones por baja voluntaria, incapacidad, expiración del tiempo convenido, fin de la obra o servicio objeto del contrato o por no superar el periodo de prueba.

MEJORAS POR LA CONTRATACIÓN DE HIJOS CON DISCAPACIDAD.

Esta nueva Ley también introduce mejoras para la contratación por parte de los autónomos de hijos con discapacidad. Hasta ahora, los trabajadores autónomos podían contratar como asalariados, aún existiendo convivencia, a hijos menores de 30 años, y a hijos que, aun siendo mayores de 30 años, tuvieran especiales dificultades de inserción, considerando como tales las siguientes:

– Personas con parálisis cerebral, personas con enfermedad mental o personas con discapacidad intelectual, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33 por ciento.
– Personas con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocido o igual al 65 por ciento.

La nueva Ley, añade un tercer colectivo:

– Personas con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocida igual o superior al 33 por ciento e inferior al 65 por ciento, siempre que causen alta por primera vez en el Sistema de Seguridad Social.

Estas nuevas bonificaciones pretender mejorar la relación laboral del trabajador autónomo con su entorno familiar, facilitando así la contratación de los mismos que, hasta ahora, parecía más un obstáculo que un beneficio.

Entraron en vigor el pasado 25 de octubre por lo que ya pueden ser aplicadas para las nuevas contrataciones de familiares.

Si tiene alguna duda o pregunta acerca de este tema, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

Marga Velasco.

Economista
Dpto. Fiscal-Contable.
Aselec, asesoria y abogados.

AUTÓNOMO COLABORADOR O AUTÓNOMO FAMILIAR

Si es usted un autónomo titular de un negocio y quiere contratar a un familiar, quizás le interese conocer la figura del autónomo colaborador, también llamado autónomo familiar, de cara a regularizar esta situación laboral correctamente.

¿Quién puede darse de alta como un autónomo colaborador?

Se trata de los familiares hasta el segundo grado inclusive por parentesco (consanguinidad o afinidad ) del autónomo titular, esto es, cónyuge, hijo/a, padre/madre, hermano/a, abuelo/a, nieto/a, cuñado/a, suegro/a o yerno/nuera, y que además cumplan los siguientes requisitos:

  • Desarrolle su actividad de forma continua en alguno de los centros de trabajo del autónomo titular.
  • Conviva en el domicilio del titular y se encuentre a su cargo.
  • No se encuentre empleado por cuenta ajena adicionalmente.

Pues bien, en caso de encontrarte en esta situación existe la obligación de darse de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos o por cuenta ajena (RETA). Por tanto, no es posible el encuadramiento en otro Régimen de la Seguridad Social, como el Régimen General.

No obstante, existe una excepción para los hijos menores de 30 años:

Para este parentesco y menores de 30 años, se permite la contratación por cuenta ajena mediante su correspondiente alta en el Régimen General, con la particularidad de que en estos casos no se incluirá la cobertura por desempleo, por tanto no tendrán derecho al paro en caso de despido.

Por consiguiente en estos casos, el titular, para contratar al familiar podrá optar por:

  1. La figura del autónomo colaborador mediante su correspondiente alta en el RETA, o bien
  2. Realizar la contratación por cuenta ajena mediante su correspondiente alta en el Régimen General.

También se incluyen dentro de dicha excepción a los hijos del autónomo titular que aun siendo mayores de 30 años tengan una discapacidad mental igual o superior al 33% o una discapacidad física o sensorial igual o superior al 65%.

¿Qué se entiende por Autónomo Titular del negocio?

Normalmente entendemos como autónomo titular al empresario o profesional autónomo que desarrolla la actividad, pero debemos hacer especial mención al supuesto en el que el empleador es una Sociedad.

Para que una Sociedad (por ejemplo una sociedad limitada) contrate a un familiar como autónomo colaborador, se tiene que dar, además de lo ya expuesto en el apartado anterior, que el titular tenga el control efectivo de la sociedad. Para disponer del control efectivo, será el administrador de la sociedad que ostente más del 50% de las participaciones de la misma, por sí o conjuntamente con un familiar hasta segundo grado de parentesco.

Le interesa

[av_button label=’AUTÓNOMO: LO QUE NECESITAS SABER PARA CONTRATAR A UN FAMILIAR’ link=’post,9100′ link_target=’_blank’ size=’small’ position=’center’ icon_select=’yes’ icon=’ue822′ font=’entypo-fontello’ color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ admin_preview_bg=» av_uid=’av-25x1dh’]

¿Qué ventajas tiene la figura del autónomo colaborador?

  • La Cotización a la Seguridad Social del autónomo colaborador no depende de la retribución percibida: efectivamente, ya que el autónomo colaborador está encuadrado en el RETA, el pago de la cuota de autónomos es fija, no como en el Régimen General que dependerá de la retribución percibida. Esto es una ventaja dependiendo de la remuneración acordada.
  • Bonificaciones en la cuota de Seguridad Social para nuevos autónomos colaboradores o que no hayan estado de alta en el RETA en los últimos cinco años: Para poder optar a esta bonificación es necesario darse de alta en el RETA por primera vez. En caso de que así sea, y cumplas el resto de requisitos de la figura de autónomo colaborador podrás obtener una bonificación durante los dos primeros años que consistirá en:

-una reducción del 50% de tu cuota durante los primeros 18 meses, por lo que pagarás en torno a los 134€ mensuales en lugar de los 267€ habituales, y una reducción del 25% durante los siguientes 6 meses, quedándose la cuota en 200,27 € en lugar de los 267 mencionados (en función a las bases de cotización vigentes en 2016).

Las personas que ya se hayan beneficiado de esta bonificación anteriormente tampoco podrán acceder a ella aunque hayan transcurrido más de cinco años desde su alta anterior.

  • Exento de obligaciones fiscales trimestrales: No es necesario darse de alta en Hacienda, basta con hacerlo en el RETA, por lo que se está exento de las obligaciones fiscales trimestrales de IVA e IRPF. Esto se debe a que aunque la figura del autónomo colaborador se encuentre encuadrada en el RETA de la Seguridad Social, sin embargo desde el punto de vista fiscal se tributa en las mismas condiciones que un trabajador asalariado.

¿Qué obligaciones tiene el autónomo titular del negocio respecto al autónomo colaborador?

  • Es responsable del pago del importe de la cuota de autónomo colaborador a la Seguridad Social. Esto es una peculiaridad, porque la cuota de autónomo es normalmente una obligación personal.
  • Debe pagarle su salario mediante entrega de la nómina correspondiente acorde al convenio vigente que regule su actividad profesional.
  • El autónomo colaborador podrá contabilizar estas partidas como gastos deducibles de su negocio a efectos del cálculo del rendimiento en sus declaraciones de impuestos.

¿Qué obligaciones tiene el autónomo colaborador?

  • Éste al percibir sus ingresos en forma de salario deberá de declarar sus impuestos como rendimientos del trabajo en su declaración de Renta, y no como rendimientos de una actividad económica.

Conclusiones: la figura del autónomo colaborador no es una opción cuando se cumplen los requisitos para ello. Sólo es posible elegir cuando el familiar trabajador es menor de 30 años. Será más beneficioso el alta en el Régimen de Autónomos que en el General si puede disfrutar de la bonificación del Autónomo. Además, la ventaja es mayor cuanto más alta sea su remuneración porque la cuota es fija.

Si desea tramitar un alta de un familiar como autónomo colaborador o resolver alguna duda al respecto, contacte con nosotros y le ayudaremos en lo que necesite.

 

Ana García
Dpto. Laboral-Jurídico
ASELEC asesoría y abogados

 

NOTA:

El prestigioso diario económico Cinco Días se hizo eco de esta publicación (https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/08/10/autonomos/1502361932_212351.html?id_externo_rsoc=FB_CC )

Nos enorgullece que un diario económico de ámbito nacional considere uno de nuestros artículos como un acertado resumen acerca de un asunto legal de actualidad y cierta relevancia. Seguiremos trabajando con ilusión para mantener esta notoriedad profesional.

 

Pin It on Pinterest