Toda empresa que desarrolle una actividad comercial se nutre de la venta de sus productos y/o servicios, por lo que es fundamental que los profesionales trabajen para ofrecer la mejor calidad posible a sus clientes. Una forma de garantizar estos resultados positivos consiste en realizar análisis y estudios constantes del estado de la producción, donde se utilizan distintos indicadores y ratios, como el margen de contribución, que permiten identificar los puntos fuertes y débiles para tomar decisiones en consecuencia.

Qué es el margen de contribución y para qué sirve

Cuando una empresa lleva a cabo un proceso de producción, ya sea de servicios o de bienes, los gastos que este conlleva provienen de los costes fijos y variables. Para sacar rentabilidad del gasto que realiza para poner en venta estos productos o servicios se establece el precio de venta. El margen de contribución se encarga de medir la diferencia entre ese precio de venta y los costes variables, dejando fuera los costes fijos, con el fin de determinar si es rentable o no esa producción.

Variables que intervienen en el cálculo del margen de contribución

Ahora que sabemos qué es el margen de contribución, debemos hablar sobre las tres variables relevantes que intervienen en su cálculo:

  • Costes variables. Son todos los gastos que varían en función del volumen de producción de la empresa durante un determinado periodo. El ejemplo más habitual de coste variable es el de las materias primas que se necesitan para fabricar un bien.
  • Costes fijos. Aunque no estén en su fórmula, como veremos a continuación, son fundamentales para determinar la rentabilidad del proceso productivo. Hacen referencia a todos los gastos que permanecen iguales independientemente del volumen de producción.
  • Utilidad. Es el porcentaje que la empresa pretende ganar sobre los gastos que realiza (fijos variables).

Cómo calcular el margen de contribución

La fórmula del margen de contribución es extremadamente sencilla, y solo necesitaremos dos variables para hallarlo: el precio de venta unitario del producto o servicio y su coste variable unitario. Para hacer su cálculo, realizamos lo siguiente:

MC = PVU – CVU

donde:

  • MC: Margen de Contribución
  • PVU: Precio de Venta Unitario
  • CVU: Coste Variables Unitario

Interpretación del cálculo del margen de contribución

Una vez que hemos podido calcular el margen de contribución, podemos sacar diferentes conclusiones sobre la rentabilidad de un producto o servicio en función del resultado. En concreto, podemos encontrarnos tres supuestos:

  1. MC positivo. Si nuestro margen de contribución resulta positivo, es decir, mayor que 0, quiere decir que vendemos el producto o servicio a un precio mayor de lo que gastamos para producirlo (teniendo en cuenta únicamente los costes variables), por lo que obtendremos ganancias.
  2. MC negativo. En este caso, en un margen de contribución negativo, estaremos gastando más de lo que ganaremos al vender este producto, por lo que debemos plantearnos, inmediatamente, si suspender su producción o cambiar radicalmente la estrategia de ventas.
  3. MC igual a cero. Si el margen de contribución es igual a cero, quiere decir que el precio de venta unitario se iguala al coste variable unitario. No perdemos ni ganamos dinero, es decir, este producto o servicio no está aportando utilidad a la empresa, pero tampoco generando pérdidas.

Ejemplo práctico

La empresa X, S.L. tiene unos costes variables de 10.000 euros (piezas del motor del coche, lunas,
etc.) para llevar a cabo la producción del modelo de coche A. El precio de venta de ese modelo de
coche es de 25.000 euros. Sin embargo, los costes variables de producir el coche modelo B son de
5.000 euros (piezas del motor del coche, lunas, etc); y el precio de venta del coche modelo B es de
10.000 euros.

¿Cuál es el modelo de coche más rentable para la empresa X, S.L. teniendo en cuenta
el margen de contribución?

MC MODELO A =PVU MODELO A – CVU MODELO A =25.000 euros – 10.000 euros = 15.000 euros
MC MODELO B =PVU MODELO B – CVU MODELO B =10.000 euros – 5.000 euros = 5.000 euros

Por lo tanto, el coche modelo A es más rentable para la empres X, S.L. dado que tiene un margen de
contribución mayor que el modelo B, lo que quiere decir que con la venta de un coche la empresa
paga los costes variables que le supone la producción de ese coche y tiene un excedente en el
resultado de 15.000 euros de beneficio.

Beneficios de calcular el margen de contribución

Sabiendo cómo se calcula el margen de contribución, solo queda destacar los grandes beneficios que este análisis puede traer al estudio de la rentabilidad de nuestra empresa:

  • Capacidad para identificar qué productos o servicios nos están siendo rentables y cuáles nos generan pérdidas.
  • El análisis se realiza con cifras existentes y tomadas por la propia empresa en cualquier periodo, por lo que podemos calcularlo en función de nuestros intereses.
  • Permite conocer la cantidad de ingresos necesaria para hacer frente a los gastos del negocio.
  • Su cálculo y posterior uso es muy fácil y sencillo.

Ahora sabes cómo hallar el margen de contribución. Idealmente, siempre se buscará trabajar con productos y servicios que tengan un margen de contribución elevado, ya que eso quiere decir que está generando rentabilidad para la empresa y su producción tiene buenos resultados. Si necesitas ayuda con la gestión de la cadena de producción de tu negocio no dudes en contactarnos, somos una asesoría en Murcia especializada en cumplir con los objetivos de las organizaciones más exigentes.

Web | + posts

Socio Profesional en ASELEC asesoría y abogados

Pin It on Pinterest