El cierre contable es un proceso complejo que hay que llevar a cabo con cautela ya que su objetivo es determinar si la empresa ha obtenido ganancias o pérdidas en el ejercicio.

Vamos a ver en qué consiste, cuándo se hace y qué pasos hay que seguir para hacerlo correctamente.

Qué es el cierre contable

El cierre contable es el proceso por el que se cuadran y finalizan las cuentas anuales y se obtiene el resultado del ejercicio.

Cuándo se realiza el cierre contable en una empresa

El cierre contable se realiza tras la finalización del ejercicio económico de una empresa. El ejercicio habitualmente va desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre del año en curso.

El cierre contable influye en otras obligaciones de las empresas. Para una empresa que finalice el ejercicio el 31 de diciembre, las obligaciones y fechas son:

  • 31 de marzo para la elaboración de las cuentas anuales.
  • 30 de abril para la legalización de los libros contables.
  • 30 de junio para la celebración de la junta general ordinaria y la aprobación de las cuentas.
  • 30 de julio para el depósito de las cuentas anuales en el Registro Mercantil.

Cómo se hace el cierre contable: sus fases

Para hacer un cierre de operaciones contables correctamente hay que hacer algunos ajustes de cierre de contabilidad como los que hacemos desde nuestra Asesoría contable a nuestros clientes.

Regularizar las cuentas de gastos e ingresos, correspondiente a los grupos de cuentas 6 y 7 para obtener los resultados del ejercicio

Cuando acaba el ejercicio, las cuentas de ingresos y gastos deben ser anuladas y sus saldos traspasados a una cuenta única que muestra el beneficio o pérdida. Para ello, será necesario llevar a cabo los siguientes pasos:

  • Liquidación del Impuesto sobre Valor Añadido (IVA) y los ajustes que se deben realizar de los saldos finales de las cuentas del IVA.
  • Regularización de existencias. Para obtener las existencias se restan las compras a las existencias finales que no han sido consumidas. Las cuentas que intervienen en este proceso son:
    • Mercaderías (610)
    • Otros aprovisionamientos (612)
    • Productos en curso (710)
    • Productos semiterminados (711)
    • Productos terminados (712)
    • Subproductos, residuos y materiales recuperados (713)
  • Regularización de provisiones. En este punto hay que tener en cuenta la pérdida de valor que sufren los inmovilizados y las pérdidas y gastos futuros. Se tienen que incluir en el pasivo no corriente o en el pasivo corriente cuando se vayan a cancelar a corto plazo.
  • Ajustes por periodificación. Consiste en imputar al ejercicio económico sólo los ingresos y gastos que pertenecen al mismo. En este proceso intervienen las siguientes cuentas:
    • El Subgrupo 48. Ajustes por periodificación
    • Gastos anticipados
    • Ingresos anticipados
    • El Subgrupo 56 Fianzas y depósitos
    • Intereses pagados por anticipado
    • Intereses cobrados por anticipado
  • Depreciación de activos fijos. Los activos que permanecen en una empresa, como el mobiliario, se deprecian con el paso del tiempo y esta pérdida de valor se considera un gasto.
  • Amortización de activos intangibles. Hace referencia a bienes de los que pueden obtenerse beneficios.
  • Amortización de activos diferidos. Se incluyen los activos que se han pagado de forma anticipada y que, aunque son gastos, se les considera activos hasta que se han consumido completamente.

Una vez realizados todos los procesos, los saldos que resulten de ellos se trasladan de las cuentas de los grupos 6 y 7 a la cuenta 129, de resultados.

Regularizar las cuentas de patrimonio de los grupos 8 y 9. 

Se sigue un procedimiento similar al procedido con las cuentas 6 y 7.

Cierre de todas las cuentas para que el saldo quede a cero

Esto se hace en lo que se suele conocer como asiento de cierre contable. 

En el cierre contable se anulan los saldos de las cuentas de activo y pasivo y se regularizan las cuentas de los grupos 6,7,8 y 9, pasando los saldos a la cuenta de resultados, es decir, a la cuenta 129.

Los pasos indicados anteriormente permiten a la empresa conocer el resultado contable, resultado que será la base para el cálculo del impuesto sobre sociedades.

Nuestra Asesoría contable en Murcia te  ofrece el servicio de elaboración y presentación de las Cuentas Anuales para cumplir correctamente con todas las obligaciones mercantiles.

 Contacta con nosotros y te ayudamos.

Web | + posts

Socio Profesional en ASELEC asesoría y abogados

Pin It on Pinterest