A la hora de realizar un arrendamiento, existen dos tipos principales cuyas diferencias debemos conocer: leasing y renting. Hoy hablaremos sobre el primero, también conocido como arrendamiento financiero, el cual siempre ha sido una opción muy popular para efectuar la cesión de un determinado bien a otra persona, dadas sus características y ventajas.

Qué es el arrendamiento financiero o leasing

El arrendamiento financiero o leasing se lleva a cabo a través de un contrato en el que participan dos partes, arrendador y arrendatario. En este contrato, el primero accede a ceder, durante un tiempo determinado, el uso de un bien al segundo, el cual tendrá que pagar las cuantías establecidas en el acuerdo. En el leasing, el arrendatario tiene tres opciones a elegir una vez termine el plazo en cuestión:

  1. Comprar el bien por un precio determinado  o valor residual denominado “opción de
    compra” (generalmente, será la diferencia entre el valor del bien y lo que el arrendatario haya pagado por utilizarlo).
  2. Renovar el plazo de leasing y continuar con el pago por cuotas.
  3. Devolver el producto y terminar con el contrato.

En el caso de un bien mueble, para poder realizar un leasing, el uso del mismo tiene que estar limitado a la actividad profesional de la empresa, y el contrato debe tener una duración mínima de dos años. Por otro lado, en los leasing inmobiliarios, los contratos tienen que durar, como mínimo, diez años.

Cuáles son sus características

Sabiendo qué es el leasing, vamos a mencionar sus características principales para que entiendas a la perfección su funcionamiento en la práctica:

  • La formalización del contrato de arrendamiento financiero se efectúa, en la gran mayoría de casos, por escrito y con la intervención de un notario.
  • Todo lo relacionado con la administración y el mantenimiento del bien arrendado será responsabilidad del arrendatario.Asimismo, asume los riesgos asociados como, por ejemplo, su pérdida o deterioro.
  • Las cuotas acostumbran a ser fijas a lo largo del tiempo, pero existe libertad para pactarlas variables. Además, también existe la posibilidad de prepagarlas en cualquiera de los casos.
  • La garantía en un contrato de leasing es el propio bien que se está arrendando, además de otras garantías que, adicionalmente, se puedan acordar.
  • El arrendador será el propietario del bien hasta que se ejecute la opción de compra por parte del arrendatario.
  • El arrendatario tendrá que registrar, en su balance, un activo y un pasivo financiero por valor de la cantidad que deba al arrendador.

Ventajas de un contrato de arrendamiento financiero

Los contratos de arrendamiento financiero son tan populares dadas las interesantes ventajas que ofrece a ambas partes, tanto al arrendador como al arrendatario. Entre ellas, podemos destacar las siguientes como las más importantes:

  • Ofrece ventajas fiscales a la empresa que obtiene el bien, ya que las cuotas de amortización,derivadas de la depreciación efectiva del mismo, se consideran gastos tributarios, salvo en el caso de que el contrato tenga por objeto terrenos, solares y otros activos no amortizables.
  • La empresa mantiene el bien en su propiedad salvo que se ejecute la opción de compra por parte del cliente.
  • Las operaciones de leasing se gestionan de forma muy rápida y sencilla para ambas partes, ahorrando mucho tiempo.
  • Presenta la oportunidad, para la empresa, de hacer una cómoda renovación de los equipos tecnológicos.
  • Se puede realizar leasing para una amplia variedad de bienes: vehículos, equipos informáticos, mobiliario, maquinaria…, y existen empresas que ofrecen estos servicios de manera internacional.
  • El cliente puede ejecutar una mejor planificación de sus gastos, ya que conoce, desde el primer momento, cuáles son las cuotas que tendrá que hacer frente durante el plazo completo.
  • No tiene por qué existir un desembolso inicial, ya que las operaciones de leasing se pueden financiar al 100 %. Sin embargo, si el cliente desea eliminar parte de su deuda, puede hacerlo sin problemas.
  • El riesgo financiero ante una entidad bancaria de una operación de leasing es mucho menor al de una compra.
  • La flexibilidad a la hora de establecer las cuotas es mucho mayor (condiciones, importes, plazos…).

Sabiendo qué es el arrendamiento financiero y sus características y ventajas más importantes, podemos tomar una mejor decisión a la hora de elegir esta modalidad de alquiler de bienes. Si necesitas más información o asesoramiento personalizado para alguna cuestión de este tipo, somos una asesoría en Murcia especializada en el ámbito, fiscal, laboral y contable.

Si tienes alguna duda sobre los beneficios fiscales del leasing o renting puedes consultar este artículo   redactado por nuestros asesores fiscales en Murcia

Web | + posts

Socio Profesional en ASELEC asesoría y abogados

Pin It on Pinterest